FINANCIACIÓN Y LIQUIDEZ

El pre­si­dente del Gobierno exige a los bancos di­na­mismo y agi­lidad en su con­ce­sión

Sánchez dosifica la cuarta línea ICO en otros 20.000 millones

Afirma que des­co­noce un im­puesto es­pe­cial a la banca del que ya ad­vierte el Santander

ICO
ICO

El pre­si­dente del Gobierno ha apro­ve­chado su ya ha­bi­tual com­pa­re­cencia sa­ba­tina para anun­ciar que se va a li­berar un nuevo tramo de las lí­neas ICO por un im­porte de 20.000 mi­llones de eu­ros, una cuantía igual a la de los tres tramos an­te­rio­res. De esta ma­nera tan sólo que­da­rían otros 20.000 mi­llones hasta al­canzar los 100.000 mi­llones com­pro­me­ti­dos. Pedro Sánchez ha evi­tado pro­nun­ciarse sobre un in­mi­nente im­puesto es­pe­cial a la banca, como siempre han de­fen­dido sus so­cios de Unidas Podemos.

El Gobierno va a liberar un cuarto tramo de las líneas ICO pero sólo por 20.000 millones de euros, a pesar de que los grandes bancos ya esperaban que se pudiera disponer de los 40.000 millones de euros que aún restan de la cantidad comprometida ante la persistente demanda sobre todo de pymes y autónomos para encarar la crisis.

El presidente Pedro Sánchez, a preguntas de www.capitalmadrid.com, ha anunciado la liberación de este cuarto tramo, una vez que las entidades bancarias ya consideran que la dinámica en la formalización de estas líneas de liquidez, sobre todo para pymes y autónomos, ha entrado en una velocidad de crucero aunque insuficiente para atender el aluvión de demandas en sus oficinas.

Sánchez ha instado de nuevo a que todo el sector bancario sea "suficientemente dinámico y ágil", para que dichas líneas de financiación lleguen a aquellas empresas que más lo necesitan, como son las pymes y los autónomos, y algunos de los sectores que se ven condenados a no reabrir por el estado de alarma y la fase de desescalada en la que se encuentre la zona geográfica en la que realizan su actividad.

Durante su comparecencia, el presidente del Gobierno ha indicado que la nueva prórroga del estado de alarma, que será por un periodo de un mes, será la última que solicite y que la desescalada pueda darse por cerrada a finales del próximo mes de julio para el conjunto de los territorios.

¿Impuesto?

Mucho más huidizo se ha mostrado Pedro Sánchez a la pregunta de capitalmadrid.com sobre el temor en el sector bancario a un impuesto especial como consecuencia de la crisis sanitaria, una figura impositiva que ya se baraja entre sus socios de Unidas Podemos antes incluso de que se extendiera la pandemia.

El presidente del Gobierno, que también ha marcado distancias respecto a Pablo Iglesias y la formación morada ante la aplicación de una tasa para los grandes patrimonios, ha esgrimido desconocer cualquier nuevo impuesto específico para la banca y si en algunos grandes grupos ya había algo más que preocupación.

En concreto, y según el diario económico Expansión, el Santander ha advertido al supervisor del mercado de Estados Unidos (SEC), de un impacto negativo para todo el grupo que preside Ana Botín ante la posibilidad de un aumento de los impuestos a la banca en España, una medida que trataría de contrarrestar el coste de la crisis económica derivado de la pandemia sanitaria.

Ese impuesto especial sobre la banca sobrevuela sobre el conjunto del sector desde hace tiempo, incluso antes de que se extendiera el coronavirus. Tanto desde Unidas Podemos como desde otras fuerzas políticas de la izquierda parlamentaria, se ha reprochado que en la anterior crisis los bancos tuvieron que ser rescatados con cantidades millonarias de dinero público.

Los bancos ya se han defendido sobre los impuestos que pagan por su actividad, tanto en el mercado español como en otros países en los que también desarrollan su negocio, y han advertido del efecto perjudicial que tendría una carga fiscal extra sobre un sector clave para la economía, sobre todo en momentos de crisis.

Artículos relacionados