BOLSA

Sacyr, sensaciones al alza

Ni los ana­listas ni las pro­pias em­presas tienen muy claro cómo van a ser las con­se­cuen­cias fi­nales de la crisis pro­vo­cada por el co­ro­na­virus en el sector in­mo­bi­lia­rio. De mo­mento, ya se ha sen­tido un efecto di­recto en cuanto a ven­tas, al­qui­leres y cen­tros co­mer­cia­les.

Algunos temen, sin embargo, una segunda oleada más preocupante en forma de deterioro del consumo que suponga una nueva recaída de los precios y de la actividad tras la recuperación conseguida una vez superado el estallido de la burbuja inmobiliaria en 2008.

Pero más allá de los problemas generales del sector, el consenso del mercado sigue confiando en algunos de los actores del sector como es el caso de Sacyr. Según cifras acumuladas, la totalidad de casas de análisis que siguen a la inmobiliaria recomiendan comprar o sobreponderar, con un precio objetivo medio de 2,67 euros, casi el doble de los 1,58 euros a los que cotiza en estos días la acción.

Al cierre del primer trimestre, Sacyr ha ganado 32 millones de euros, un 16% menos como consecuencia de covid-19. Un ajuste no demasiado elevado teniendo en cuenta la provisión de 30 millones de euros realizada por el grupo como medida de prudencia ante la actual crisis. De hecho, el Ebitda ha experimentado un avance del 16%, hasta los 166 millones de euros.

Alrededor del 80% del resultado operativo procede de activos concesionales distribuidos en las tres divisiones de negocio. Este ha sido su principal punto fuerte que más ha gustado a los analistas. Al respecto, recuerdan, que las concesiones tienen una escasa exposición al tráfico, pues el cobro es por su disponibilidad. Un aspecto clave en el período de confinamiento actual.

También destacan su sólida posición de liquidez y su prudente enfoque sobre su participación en Repsol, golpeada por la caída de la demanda y de los precios del crudo.

El mercado, sin embargo, está a la espera. En el peor momento de la crisis, la acción de Sacyr ha llegado a caer hasta cerca de la cota del euro por acción. Es decir, niveles similares a la época del referéndum del Brexit, interrumpiendo en seco la recuperación mostrada desde aquél crítico momento.

Aunque en las últimas semanas ha conseguido rebotar por encima de la cota de 1,5 euros, los expertos técnicos siguen observando muchas debilidades tanto en su perfil como en su nivel de negociación, muy por debajo de su media anual. Una falta de interés que se deja sentir en su cotización que contrasta con el apoyo, como nunca se había visto antes, por parte de los analistas fundamentales.

Artículos relacionados