ANÁLISIS

La sentencia alemana y el Señor de las Moscas

La unidad del euro anula la pre­ten­sión egoísta ale­mana de fi­ni­quitar la re­compra de deuda del BCE

BCE
BCE

El Tribunal Constitucional alemán niega la va­lidez de la po­lí­tica de compra ma­siva de deuda por parte del BCE. Esta po­lí­tica, se quiera o no, hizo po­sible la re­cu­pe­ra­ción de la eco­nomía eu­ropea des­pués de la crisis fi­nan­ciera, 2007-2008. La epi­demia del Covid-19 co­loca el listón del cre­ci­miento eu­ropeo to­davía más bajo: menos ac­ti­vidad y más dé­ficit pre­su­pues­ta­rio. ¿Quién lo fi­nan­cia? Los mer­ca­dos, por su­puesto, lo ha­rían, ¿pero a qué pre­cio? Eso es ha­rina de otro cos­tal.

¿

La lógica económica y financiera lleva a una preferencia de la deuda alemana a la vez que plantea exigencias más rigurosas para financiar deuda española, italiana o griega. Ahora bien, estos tres países tienen la misma moneda que Alemania.

Si fuesen estados de la Unión norteamericana, todos se financiaría al mismo precio con independencia de la solvencia de sus ajustes presupuestarios. Pero los EEUU son una federación monetaria y también fiscal. La UE es solo proyecto, el euro, de federación monetaria. Y eso sin que importe el significado del espacio único europeo donde las mercancías alemanas transitan libres de aranceles y bajo la misma unidad monetaria.

¿Acaso el euro alemán no oculta una devaluación competitiva frente al euro español-griego-italiano? En un mundo de tipos de cambio variables la moneda alemana se apreciaría y la de sus ahora socios europeos se devaluaría. Las condiciones de competitividad serian distintas.

La reciente Sentencia del Tribunal alemán responde a la restauración por parte del BCE de su programa de compra masiva de títulos en mercados secundarios. Facilidades cuantitativas que implican un descenso en el rendimiento de la deuda de los países financieramente más débiles.

El Tribunal alemán invoca el principio de proporcionalidad (artículo 5 del Tratado de la UE) en virtud del cual las actuaciones de las instituciones comunitarias no deben ir más allá de lo que sea necesario para conseguir los objetivos propuestos. La financiación monetaria del presupuesto de cada país de la eurozona excede la regla de proporcionalidad en la medida en que deben ser los ingresos públicos quienes financien el gasto y contribuyan al equilibrio presupuestario.

El equilibrio presupuestario se sustituye por la monetización de la deuda. Adiós al rigor presupuestario y al principio de proporcionalidad. Adiós, también, a la disciplina fiscal de los países integrantes de un área monetaria, lo que constituye una amenaza para su estabilidad.

Detrás de esa exigencia presupuestaria, la proporcionalidad, están sus efectos sobre los tipos de interés. El ahorrador alemán se siente burlado por una rebaja de sus esfuerzos de austeridad. No tiene la justa y esperada compensación a su contencón consumista. Despilfarro fuera y austeridad dentro (revista Consejeros, abri, Luis Martí).

Un brillante reportaje del diario The Guardian resume los hallazgos del historiador holandés Rutget Brugman, a la vez que desmonta la tesis de aquella novela tan famosa como nociva, “El Señor de las Moscas”. Recuerden a un grupo de muchachos abandonados en una isla desierta incapaces de colaborar y convertidos en abyectas criaturas egoístas. El mensaje del egoísmo fue, sin embargo, bien recibido por millones de lectores.

El historiador holandés se pregunta si existió alguna vez aquella situación. No contento con la pregunta, buscó y encontró un verdadero episodio real: seis jóvenes naufragan y durante 15 meses viven en una isla deshabitada e inhóspita, sin playas ni agua dulce`, en los mares de Australia.

Un peñón perdido a la altura del Tropico de Capricornio. Los seis náufragos colaboran sin descanso, salen victoriosos y tienen como recompensa además de la supervivencia por méritos propios el merecido y proporcional rescate.

Busquen el articulo o compren el libro Humanity traducido del holandés al inglés y despues reflexionen unos breves segundos sobre el significado de las caceroladas y los aplusos desde los balcones.

Artículos relacionados