La con­tra­ta­ción de hi­po­tecas cae 1.000 mi­llones en marzo res­pecto a un año antes

Las cifras del primer trimestre anticipan el mazazo que viene en el mercado hipotecario

Los ex­pertos no prevén una re­cu­pe­ra­ción po­tente hasta como mí­nimo el úl­timo tercio del año.

Hipotecas
Hipotecas

La se­gunda mitad de marzo en la que el co­ro­na­virus se tras­mitió tam­bién al mer­cado hi­po­te­cario ya ha de­jado los pri­meros efectos des­vas­ta­dores en la pro­duc­ción de prés­ta­mos. Las ci­fras del mes com­pleto del Banco de España cons­tatan que el vo­lumen de hi­po­tecas se des­plomó por pri­mera vez en mu­chos meses por de­bajo de los 3.000 mi­llones de euros y que el saldo vivo hi­po­te­cario bajó a un ritmo alto aunque los pre­cios si­guen en mí­nimos his­tó­ri­cos.

En marzo, el volumen de hipotecas se situó en los 2.981 millones de euros, muy por debajo de los 3.570 millones de febrero y algo más de 1.000 millones de euros por debajo de los registros de marzo de 2019. Un descenso del 25% en esta última referencia que es sólo el anticipo de los descensos mucho más pronunciados que dejarán las cifras del pasado mes de abril y e este mes de mayo en el que el mercado hipotecario está en estado de parada técnica.

"El negocio se ha caído como mínimo un 75%. La factura en términos de contratación va a ser muy onerosa para el sector, que ve como los pasos de gigante que había dado en los últimos años para reducir el desfase entre hipotecas nuevas e hipotecas amortizadas se va a quedar en nada. Ahora mismo es imposible saber cuando acabará este parón histórico por que el Covid-19 sigue siendo una enorme amenaza", señalan fuentes del sector, cada vez más escépticas sobre la vuelta a la normalidad.

También hasta marzo, el salvo vivo hipotecario se ha situado ya por debajo de los 508.000 millones de euros, ya claramente por debajo del listón de los 510.000 millones sobre el que terminó 2019. La caída de marzo es según todos los expertos sólo el principio, ya que se van a endurecer los criterios de concesión porque muchos sectores de actividad saldrán muy tocados de la crisis del Covid-19. El nivel de solvencia de millones de españoles ya no es el mismo de febrero.

"Estamos viendo repuntes en el número de fallecidos y de contagios, y zonas decisivas para el negocio hipotecario de la banca como Madrid y Catalaña siguen bajo máxima sospecha. Tanto el segundo como el tercer trimestre se pueden dar casi por perdidos, porque además es muy díficil poner precio hoy a las viviendas. Habrá que esperar unos meses para verificar como influye en las valoraciones de los activos la crisis en marcha", señalan en una importante tasadora.

Poco importa que los precios de los préstamos sigan en niveles de mínimos históricos, porque ahora no importa tanto cuánto valen las hipotecas como quién las puede pagar. Los expertos del sector creen que no se podrá hablar de cierta normalidad al menos hasta el último tercio del año, si es que el coronavirus remite y da un respiro a un negocio hipotecario prácticamente congelado y que es sencillamente decisivo para las cuentas de resultados de la banca.

El sector se arma de paciencia hasta que el mercado se abra. "Tendremos que mantener una oferta muy atractiva, incluso más que ahora, para que el negocio siga vivo. Se van a amortizar este año muchas más hipotecas de las que se contratan y eso mete mucha presión a todos los bancos", señalan fuentes del sector, que coinciden en que los preocupantes datos de marzo son sólo el principio. La primavera y el verano están perdidos.

Artículos relacionados