La ma­yoría del sec­tor, con es­pe­cial én­fasis el Sabadell, re­claman li­berar más tramos ICO

Los grandes bancos españoles, incluso el BBVA, descartan cerrar este año con pérdidas

El li­mi­tado be­ne­ficio del primer tri­mestre con­trasta con las ele­vadas pro­vi­siones he­chas

Carlos Torres
Carlos Torres, de limpieza.

La ex­cep­cional si­tua­ción que se vive por la crisis sa­ni­taria se ha re­fle­jado de ma­nera ní­tida en los re­sul­tados del primer tri­mestre de los ban­cos. Los seis bancos que co­tizan en el Ibex des­cartan que a fi­nales de ejer­cicio tengan que asumir pér­di­das, pese a los nú­meros rojos ya con­ta­bi­li­zados por el BBVA al cierre de marzo. De he­cho, su pre­si­dente, Carlos Torres, ha sido el más parco sobre las lí­neas ICO, mien­tras que sus com­pe­ti­dores es­peran ávidos a la reac­ti­va­ción de un tercer tramo.

La gran banca española ha sacrificado beneficios por provisiones ante el incierto panorama económico que se avecina como consecuencia de la crisis sanitaria. Por ello, en su totalidad, han optado por millonarias provisiones para afrontar el resto de este complejo ejercicio y que ya suman una cantidad cercana a los 3.900 millones de euros.

Pese a todo, ninguno de ellos admite que puedan acabar el año en pérdidas, como ya ha ocurrido en el primer trimestre en el caso del BBVA. Su presidente Carlos Torres se ha mostrado más que reacio a hacer pronósticos y otras consideraciones, a pesar de haber cerrado a marzo con unas pérdidas de 1.792 millones de euros tanto por las provisiones realizadas (1.433 millones de euros) como por el ajuste del fondo de comercio de su filial en Estados Unidos (2.084 millones).

Como algunos otros competidores, el presidente del BBVA se acoge al beneficio recurrente. Eso sí, con mayor valentía se han mostrado el consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar, que ha admitido un beneficio muy reducido tras tan sólo contabilizar 90 millones en el primer trimestre, o el consejero delegado del Sabadell, Jaime Guardiola, más optimista ante esta crisis que la sufrida hace más de una década.

Sin las millonarias pérdidas trimestrales del BBVA, el beneficio de los otros cinco bancos que cotizan en el Ibex habría sido tan sólo de 739 millones de euros. A la cabeza, y pese a las mayores provisiones por 1.600 millones, se situaría el Santander con 331 millones, seguido a buena distancia por Bankinter (170 millones).

Bankia, Sabadell y CaixaBank han ajustado su beneficio del primer trimestre en torno a los 90 millones de euros, aunque con ciertas diferencias en las provisiones realizadas, El grupo presidido por Jordi Gual y gestionado por Gonzalo Gortázar ha llegado a provisionar hasta 400 millones de euros, más del doble que las otras dos entidades en conjunto.

Los principales directivos de la banca española consideran que el grueso de las provisiones ya se ha realizado, por criterios prudenciales, y que en los próximos trimestres no serán necesarios importes tan elevados. Esta es la clave para descartar que puedan incurrir en pérdidas a lo largo del ejercicio, pese a todas las incógnitas sobre el grado de duración de la crisis sanitaria y sus consecuencias en la economía.

Más tramos de creditos ICO

La casi totalidad de los consejeros delegados de la banca española esperan que el Gobierno libere nuevos tramos de las líneas ICO ante la fuerte demanda que han recibido en tan sólo unos 20 días, sobre todo por parte de pymes y autónomos que son los que asumen mayores problemas de liquidez.

El primero en hacerlo fue el consejero delegado del Santander, José Antonio Álvarez. En el mismo día que presentaba los resultados trimestrales, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, comparecía para explicar el plan de desescalada y, a preguntas de capitalmadrid.com, se mostraba reacio a liberar más tramos ante las quejas recibidas.

Uno de los más beligerantes en pedir más tramos o líneas ICO ha sido el consejero delegado del Sabadell, Jaime Guardiola, ya que el volumen de solicitudes recibidas sobrepasa hasta la cuota que les correspondería en el tercer tramo. En su opinión, el programa del ICO es "muy importante" ya que supone "un rescate social" para que se evite la desaparición de empresas y puestos de trabajo.

En una línea muy similar se ha expresado el consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar, que se ha mostrado optimista con que los nuevos tramos "se liberen muy pronto". Gortázar ha matizado que no ha tenido, en este sentido, conversación alguna con el Gobierno pero sí confía en el compromiso adquirido por el Ejecutivo de Pedro Sánchez.

En contraposición, el más opaco sobre las líneas ICO ha sido el presidente del BBVA, Carlos Torres, en línea con la política de transparencia del grupo bancario que ha heredado del no menos siniestro Francisco González (FG). Torres se ha limitado a ofrecer algunos datos sueltos al respecto, aunque están a punto de cerrar el segundo tramo que estaba destinado, sobre todo, a pymes y autónomos.

Artículos relacionados