BOLSA

OHL, oxígeno financiero

Las me­didas res­tric­tivas de mo­vi­lidad apro­badas por el Gobierno para evitar la pro­pa­ga­ción del co­ro­na­vi­rus, están gol­peando se­ria­mente al sector cons­tructor en España. Entre las más afec­tadas se en­cuentra la cons­truc­tora de vi­llar Mir, OHL, que además le afecta en un mo­mento muy de­li­cado para el grupo cuando ya pa­recía que volvía a le­vantar ca­beza.

La constructora se ha visto así obligada a aplicar un ERTE y a solicitar un préstamo de 140 millones de euros para mitigar los efectos económicos del parón de la actividad constructora, al no ser un sector crítico.

OHL cuenta con una gran posición de liquidez tras la venta de sus concesiones. La parte mala, señalan los analistas, es que gran parte de esta liquidez tendrá que ser destinada a avales. Ahí radica la importancia de que se hayan abiertos líneas de préstamo a bajo coste para combatir el coronavirus tras la gran dificultad del grupo en los últimos tiempos a la hora de conseguir préstamos más allá de los avales.

Todo ello permitirá al grupo ganar tiempo de cara a seguir trabajando en su viabilidad futura. Un aspecto que ha recogido muy positivamente el mercado. En las últimas sesiones, las acciones de la constructora han recuperado un 34%, con lo que han reducido su balance negativo anual a poco más del 25%.

Este rebote, sin embargo, recuerdan los expertos técnicos, se produce tras tocar mínimos absolutos en 0,51 euros por acción, con lo que aún le queda mucho por remontar para recuperar. Sobre el valor pesa además una fuerte presión de las posiciones cortas que a finales del mes de marzo rondaban cerca del 9% del capital, lo que complica la posibilidad de volver en un futuro relativamente corto hacia una posición más cómoda sobre el euro por acción.

Artículos relacionados