BOLSA

Reig Jofre, tiempos difíciles

Las em­presas es­pañolas están ha­ciendo un in­gente es­fuerzo para co­la­borar en la lucha contra la pan­demia de co­ro­na­vi­rus. Reig Jofre no ha sido menos y se ha puesto a dis­po­si­ción del Ministerio de Sanidad, la Agencia Española de Medicamentos (AEMPS) y las ad­mi­nis­tra­ciones sa­ni­ta­rias eu­ro­peas para adaptar sus pro­duc­ciones a los me­di­ca­mentos re­que­ri­dos.

De los cerca de 350 medicamentos esenciales detectados en la gestión de esta crisis sanitaria, 40 de ellos se producen en las plantas españolas de Reig Jofre en Barcelona y Toledo. La mayoría de ellos inyectables de uso hospitalario en tratamientos agudos.

Se trata en especial de medicamentos inyectables necesarios en las unidades de cuidados intensivos, como bloqueadores y relajantes musculares y benzodiazepinas para inducir la sedación, especialmente en enfermos intubados que requieren respiradores, otros anestésicos, así como antibióticos de uso hospitalario para pacientes que desarrollan neumonías u otras infecciones de base bacteriana.

El grupo especializado en tecnología farmacéutica, destaca que para mantener la producción ha adoptado medidas excepcionales para minimizar cualquier riesgo en la salud del personal en funciones productivas críticas de sus plantas de Barcelona y Toledo, que acude a diario a sus puestos de trabajo y que está trabajando de manera muy intensa, incluyendo fines de semana, para asegurar la producción y la distribución de productos, en especial los esenciales.

Para aquellos productos cuyo suministro pudiera estar más comprometido, Reig Jofre está trabajando en total coordinación con la AEMPS, según su programa de distribución controlada, así como de la mano de las 17 autonomías españolas para asegurar el abastecimiento coherente de los hospitales del territorio nacional.

Reig Jofre está produciendo también desde su planta de Barcelona a plena capacidad, para cubrir la fuerte demanda del mercado, las marcas propias de medicamentos de desinfección de alcohol Alcomon, Menalcol, clorhexidinas y aguas oxigenadas de uso hospitalario y para el consumidor a través del canal farmacia, para garantizar la máxima desinfección y minimizar el riesgo de propagación del virus.

Desde el punto de vista financiero, la compañía está monitorizando muy de cerca la evolución de las ventas en las dos últimas semanas del primer trimestre para poder anticipar el impacto que pudiera existir en el segundo trimestre del año y reaccionar ante posibles cambios de tendencia.

La firma prevé un incremento de actividad en la división de tecnologías farmacéuticas (inyectables y antibióticos). No obstante, es complicado anticipar en estos momentos la evolución en las áreas de specialty pharmacare (productos dermatológicos, dolor articular, ginecología) y consumer healthcare, donde a pesar de que el canal farmacia comunitaria siga abierto y que algunos de los principales productos de la compañía sean tratamientos crónicos, se pueden estar viendo afectados.

Las acciones de Reig Jofre caen un 18% y se mueven en niveles históricamente bajos. En estos días ha llegado incluso a perder la cota de los dos euros por acción que ha logrado recuperar pronto. Nivel donde los expertos creen que se moverá en las próximas semanas a expensas del final de la crisis y de la publicación de datos sobre los efectos de la pandemia en sus cuentas.

Artículos relacionados