Tanto el Gobierno como la CNMC vi­gilan cual­quier com­por­ta­miento des­leal

Las líneas ICO se reactivarán con prudencia ante las sospechas en su comercialización

La mi­nistra de Hacienda ba­raja que los nuevos tramos se des­tinen sobre todo a pymes

Maria Jesús Montero, ministra de Hacienda.
Maria Jesús Montero, ministra de Hacienda.

El Gobierno se to­mará aún su tiempo antes de poner más mi­llones dis­po­ni­bles me­diante las lí­neas ICO para la fi­nan­cia­ción de em­presas afec­tadas por el co­ro­na­vi­rus. Algunas de­nun­cias de cómo se han co­mer­cia­li­zado esos prés­tamos por al­gunas en­ti­dades han en­cen­dido las alertas tanto en La Moncloa como en la Comisión Nacional de los Mercados y Competencia (CNMC) por con­ductas des­leales al so­li­citar al­guna ga­rantía adi­cio­nal, como se­guros de vida.

La primera línea de financiación del Instituto de Crédito Oficial (ICO) para créditos avalados a las empresas ya ha generado polémica pese los compromisos recién adquiridos por el sector de ajustarse a las buenas prácticas bancarias en la comercialización de los mismos.

A preguntas de ww.capitalmadrid.com, la ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, ha reconocido al término del Consejo de Ministros que mantienen "un seguimiento" sobre las condiciones que ofrecen las entidades financieras en la concesión de esa línea de créditos para los empresarios afectados por la pandemia sanitaria.

Su reconocimiento ha coincidido con la confirmación por parte de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) de que ha abierto algunas investigaciones ante las denuncias recibidas de que entidades bancarias concretas exigían una garantía adicional, como la suscripción de un seguro de vida.

La ministra Montero ha afirmado que "hemos transmitido a todas las entidades" las condiciones en las que se deben comercializar esos préstamos, tal y como se han comprometido todas las asociaciones de bancos, cajas y cooperativas de crédito en un comunicado conjunto reciente.

La CNMC, por su parte, analiza si las posibles exigencias impuestas en algunos casos pueden "constituir una conducta desleal que, por falsear la libre competencia, afecte al interés público en un contexto de crisis derivada del Covid-19".

Sin fecha fija

La ministra de Hacienda ha recordado la prudencia del Gobierno de activar, en un inicio, un tramo de las líneas ICO de unos 20.000 millones de euros (10.000 para autónomos y pymes). La demanda parece que ha superado las previsiones, lo que María Jesús Montero ha calificado como "magnífica noticia".

Eso sí, desde el Gobierno todavía esperan a tener datos concretos de las primeras horas de su comercialización y aún no se tiene decidido el momento en el que se pueda reactivar otro tramo de las líneas ICO para las empresas que se han visto afectadas en su actividad por la crisis sanitaria.

María Jesús Montero ha dejado abierta la posibilidad de que el grueso de las nuevas ayudas se destinen casi en su totalidad a las pymes y autónomos, que son las que menos músculo financiero tienen entre el tejido empresarial español.

El objetivo del Gobierno, según ha indicado la ministra y portavoz, es que todas estas líneas de financiación lleguen al máximo posible de las empresas españolas para que puedan afrontar con la liquidez suficiente el duro panorama económico que se abre con la crisis sanitaria actual.

Artículos relacionados