El re­punte es más acu­sado en la com­pa­ra­tiva men­sual (2,3%) que en el tri­mestre (0,9%)

La disolución de empresas se ceba con los sectores de servicios y construcción en marzo

Los dos sec­tores son los más afec­tados con la pa­ra­li­za­ción por el es­tado de alarma

constructoras
constructoras

En plena po­lé­mica por la pa­ra­li­za­ción de las ac­ti­vi­dades con­si­de­radas no esen­cia­les, las di­so­lu­ciones de em­presas han re­pun­tado en el mes de marzo un 2,3%, hasta un total de 2.827 ca­sos. Los sec­tores más afec­tados han sido los de ser­vi­cios (45%) y la cons­truc­ción (20%), a gran dis­tancia de la in­dus­tria. El acu­mu­lado del primer tri­mestre re­gistra un in­cre­mento in­fe­rior, mien­tras que las cons­ti­tu­ciones de nuevas com­pañías des­cienden en ambas com­pa­ra­tivas en cerca de un 10%.

Algunos máximos directivos de grandes empresas españolas, como la presidenta del Santander Ana Botín, han reclamado en los últimos días que se planifique "cuanto antes la vuelta al trabajo" ante el desplome de la actividad empresarial como consecuencia de las últimas medidas adoptadas con la prolongación del estado de alarma.

Sin embargo, esa vuelta al trabajo ya será imposible en las 2.893 empresas que se han disuelto en el mes de marzo, afectado por las restricciones impuestas en tan sólo las últimas semanas como consecuencia del coronavirus. Esa desaparición de sociedades supone un repunte del 2,3% respecto a marzo de 2019 y algo inferior (0,9%) si se compara el primer trimestre del actual ejercicio con el mismo periodo del año anterior.

Los sectores de servicios y de la construcción concentran hasta un 65% de las disoluciones acumuladas, según el análisis de Iberinform, filial de Crédito y Caución (perteneciente al grupo Atradius, uno de los principales operadores globales de seguro de crédito).

La industria tan sólo acumula un 8% de las empresas disueltas en este periodo, mientras que las del sector financiero desaparecidas suponen un 2%, porcentaje que confirma que la actual crisis es muy diferente a la de 2008, cuando los bancos eran uno de los principales causantes de la compleja situación vivida durante varios años.

Por comunidades autónomas, las disoluciones empresariales se concentran en un 48% entre Madrid y Cataluña, seguidas a cierta distancia por Andalucía (11%), Comunidad Valenciana (10%) y el País Vasco (5%).

Nuevas compañías

Si la disolución de empresas en el mes de marzo dibuja una situación algo preocupante, menos optimismo se puede tener sobre la iniciativa de emprender nuevas compañías tanto en la comparativa mensual como en el acumulado del primer trimestre de un 2020 que ya estará marcado por la crisis económica derivada de la sanitaria.

Según el informe ya citado, la constitución de empresas en marzo tan sólo fue de 7.824 frente a las 8.625 constituidas en el mismo mes de 2019, lo que supone un descenso del 9,3%. En el acumulado de los tres primeros meses, la caída es menos acusada (8,3) hasta las 23.874 frente a las más de 26.000 creadas en el mismo periodo de 2019.

Por sectores, la constitución de empresas del sector servicios se contrae un 5,2%, muy por debajo de la caída registrada en la construcción (12,7%), en el sector energético (23%) o en la industria (19,1%). El contrapunto se registra en la creación de empresas del sector financiero, con un ligero incremento del 2,5% frente al primer trimestre de 2019.

Madrid (23%) y Cataluña (20%) son las comunidades autónomas que acumulan más constituciones de empresas, seguidas por Andalucía (16%) y la Comunidad Valenciana (12%). Galicia se sitúa en la quinta posición con un 4% de nuevas compañías.

Artículos relacionados