RESULTADOS

La em­presa im­pacta la pan­demia y gana 199 mi­llones a marzo, un 41,6% menos

Naturgy planteará arbitrajes internacionales si no se revisan sus contratos de gas

La ener­gé­tica re­ajusta sus prio­ri­dades para 2020 por el co­ro­na­virus y el des­censo del gas

Francisco Reynes, Naturgy.
Francisco Reynes, Naturgy.

Naturgy "no du­dará" en acudir al ar­bi­traje si no al­canza acuerdos con todos sus pro­vee­dores para re­visar o re­ne­go­ciar sus con­tratos de su­mi­nistro de gas na­tu­ral, con el fin de adap­tarlos a las con­di­ciones de mer­cado por el im­pacto del co­ro­na­vi­rus, según ma­ni­festó este miér­coles a los ana­listas el pre­si­dente de la com­pañía, Francisco Reynés. La ener­gé­tica ha co­men­zado a im­pactar en sus re­sul­tados el parón de la ac­ti­vidad eco­nó­mica por el con­fi­na­miento de­ri­vado de la pan­demia del co­ro­na­vi­rus, aunque de ma­nera li­mi­tada aún.

La energética presidida por Francisco Reynés obtuvo un beneficio neto de 199 millones de euros en el primer trimestre del año, con un descenso del 41,6% con respecto al mismo periodo del ejercicio anterior. El resultado bruto de explotación (Ebitda) a finales del primer trimestre se situó en 944 millones de euros, un 15,6% menos.

En una conferencia con analistas para presentar los resultados del primer trimestre, Reynés reconoció que en el actual escenario de "volatilidad" en el mercado gasista estas revisiones son necesarias ante el desajuste de precios existentes.

La energética confía en que los primeros resultados de estas renegociaciones puedan cristalizar en verano, aunque no descarta que la resolución se tenga que dilatar más en el tiempo a través de arbitrajes, cuyas decisiones se verían "entre 2020 y 2021".

La gasista tiene contratos de compra de gas con países como Argelia, Omán, Nigeria, Noruega, Rusia o Egipto, entre otros. Estas revisiones están contempladas en los propios contratos, indicó la compañía.

Por otra parte, Reynés reiteró el compromiso de "cumplir" con la política de dividendos de la empresa y aseguró que "no hay motivos" para cuestionarlo. En este sentido, señaló como prioridades para la compañía en esta actual coyuntura el "refuerzo" de la liquidez y este compromiso con los dividendos.

La energética ha confirmado el abono de un dividendo de 1,37 euros correspondiente a 2019 y prevé un incremento de un 5% de este importe para este ejercicio, hasta 1,59 euros.

No obstante, ha acordado la "suspensión temporal hasta que mejore la visibilidad" de su programa de recompra de acciones ('share buy back'), que asciende a unos 400 millones de euros anuales y que supone otra manera de retribuir a sus accionistas.

De hecho, ha completado hasta el pasado 16 de abril la adquisición de títulos por 298 millones de euros y deja en 'standby' los 192 millones de euros restantes del plan.

REFUERZO DE SU LIQUIDEZ

De cara a la crisis por el Covid-19, la compañía ha reforzado su liquidez al cerrar con éxito una emisión de bonos a cinco años por importe de 1.000 millones de euros a tipo fijo con un cupón anual de 1,25% y continúa manteniendo una holgada diversificación de fuentes de financiación.

Así, cuenta con una liquidez disponible de casi 9.600 millones de euros, sin incluir el flujo de caja operativo generado por el negocio de manera continuada.Sin contabilizar los elementos no recurrentes, el beneficio neto ordinario del grupo ascendió a 305 millones de euros, un 19% menos, mientras que su Ebitda ordinario alcanzó los 1.102 millones de euros a cierre de marzo, un 5,6% menos, sin contar en ambos casos los costes de reestructuración por 158 millones de euros.

Resultados primer trimestre

El grupo destaca que el impacto del Covid-19 en los resultados de este primer trimestre fue "limitado", ya que sus consecuencias económicas comenzaron a pesar gradualmente en la evolución de la compañía sólo a partir del mes de marzo.

No obstante, advierte de que desde entonces el impacto de la pandemia ha sido "notable" en la demanda de gas y electricidad en España y Latinoamérica, así como en un escenario desafiante en el mercado internacional de GNL y en la depreciación de divisas en países clave de América Latina. Por ello, espera que el Covid-19 tenga "un mayor impacto" en sus resultados durante el segundo trimestre del año.

Sin pronóstico para 2020

Por ello, ante las importantes incertidumbres del entorno por el Covid-19, Naturgy considera que "no es posible ni prudente" dar un 'guidance' para este 2020, aunque avanza que sus líneas de gestión prioritarias para el año se centran en, entre otras, "mantener una elevada liquidez, una cómoda posición de balance y flexibilidad así como hacer uso de los mecanismos de revisión ordinarios y extraordinarios contemplados en los contratos de aprovisionamiento de gas para adaptarlos a las condiciones del mercado".

Asimismo, Naturgy acelerará sus iniciativas de transformación para mejorar en eficiencia y flexibilidad y en asignación de recursos ante el nuevo escenario; y continuará analizando oportunidades de crecimiento y de rotación de activos que contribuyan a la mejora del perfil de riesgo de la compañía y a la creación de valor.

En lo que respecta a las inversiones del grupo en el trimestre, ascendieron a 201 millones de euros, afectadas por un menor crecimiento de las mismas en redes de gas y por una desaceleración en otros proyectos.

El 55% del total (111 millones) se destinaron a inversiones de crecimiento, incluyendo proyectos renovables en España y en Australia y Chile.

La compañía prevé invertir en desarrollo renovable más de 350 millones de euros adicionales en España y a nivel internacional en lo que queda de ejercicio.

Artículos relacionados