La eléc­trica ganó 1.257 mi­llones tras con­ta­bi­lizar 489 mi­llones por la ope­ra­ción

Las plusvalías de la venta de Gamesa disparan el beneficio de Iberdrola un 30,4%

Ignacio Galán des­carta fu­siones o ad­qui­si­ciones mien­tras no se su­peren los efectos de la pan­demia

Ignacio Sánchez Galan, Iberdrola
Ignacio Sánchez Galan, Iberdrola

Las plus­va­lías ob­te­nidas por la venta del 8,07% de Siemens Gamesa han per­mi­tido a Iberdrola elevar el be­ne­ficio del primer tri­mestre hasta 1.257 mi­llones de eu­ros, un 30,4% más. Si no se con­ta­bi­lizan los 489 mi­llones de euros de la des­in­ver­sión de Gamesa, el be­ne­ficio neto or­di­nario as­cendió a 968 mi­llo­nes, un au­mento de un 5,3%. Pese a la cri­sis, el grupo re­par­tirá el di­vi­dendo com­pro­me­tido de 0,40 eu­ros.

La eléctrica que preside Ignacio Sánchez Galán ha vuelto a reiterar que mantendrá invariable sus inversiones de 10.000 millones de euros pese al Covid-19, la caída de la demanda y de los precios de la electricidad. El impacto real de la crisis se verá en el segundo trimestre, ya que en el primero se contabilizan sólo los últimos 15 días de marzo.

El grupo seguirá con su estrategia de apostar claramente por las renovables y el mercado regulado, pese a las malas previsiones de crecimiento de la economía en España y en los países donde la eléctrica tiene mercado, como EEUU, Brasil, Reino Unido y México.

El resultado bruto de explotación (Ebitda) fue de 2.751 millones de euros, un 5,8% más. En cuanto al negocio regulado, cayó un 4,7% debido a los ajustes contables en Estados Unidos y el recorte de ingresos de acuerdo al marco regulatorio vigente en España.

Los efectos del mercado español

La caída de la demanda en España de un 3,2% y de los precios del mercado mayorista en un 37% por el estado de alarma del coronavirus provocó que el Ebitda de Iberdrola España descendiera un 3% y el beneficio neto un 7%. A pesar de la crisis, la eléctrica prevé lograr los beneficios comprometidos a final de año, gracias a las inversiones de 10.000 millones de euros y las plusvalías del primer trimestre.

“Existe consenso total en que el camino de la recuperación económica debe ser necesariamente verde, con la lucha contra el cambio climático como elemento central. Contamos para ello con planes claros tanto en Europa, con el European Green Deal, como en España, con el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima. Iberdrola está totalmente preparada para sumarse a esta tarea”, ha declarado Galán.

Según la eléctrica, la fortaleza del modelo de negocio basado en redes y renovables, el normal desarrollo de la actividad gracias a las medidas tomadas, los 8.500 megavatios en construcción y las acciones mitigadoras en marcha, permiten amortiguar mayoritariamente los efectos de la pandemia sobre el negocio de la compañía.

Como consecuencia de la crisis, la eléctrica ha aplazado hasta el último trimestre de 2020 la revisión de su plan estratégico. Aunque los efectos sobre el ejercicio no se espera sean muy diferentes a los de 2019, ya que la mayor parte de la producción prevista para este año está comprometida y vendida a un precio fijo, lo que sí variará serán los contratos que se realicen para 2021.

Plan estratégico en el cuarto trimestre

Por este motivo, el equipo directivo prefiere esperar al cuarto trimestre para diseñar un plan con más elementos disponibles sobre el comportamiento de la crisis. La eléctrica ha vuelto a reiterar que tiene liquidez suficiente -14.400 millones de euros- para cubrir las necesidades financieras durante 30 meses, en un escenario de normalidad. Igualmente ha anunciado el compromiso alcanzado en la pasada junta de repartir un dividendo de 0,40 euros por título con cargo a 2019. Lo accionistas recibieron en febrero pasado 0,168 euros brutos, por lo que resta por abonar un dividendo complementario de 0,232 euros.

En sus afirmaciones a los analistas, Galán ha señalado que no se están planteando ningún cambio en la política de dividendos y ha anunciado que seguirán con el compromiso de mantener el crecimiento de la retribución en línea con el beneficio. También ha descartado que se plante cualquier tipo de fusiones o de compras mientras duren los efectos de la pandemia.

Acelerar las inversiones

Respecto a la situación actual, ha comentado que la compañía está intentando acelerar las inversiones en lugar de retrasarlas. En este sentido, ha afirmado que están dando soporte y apoyo en los países para poder mantener la actividad, aumentando potencia y continuando con los proyectos en construcción.

“Para salir de la crisis, en España, como en los demás países, necesitamos acelerar las inversiones que generen empleo. Esta es la senda de la recuperación que seguiremos en Iberdrola: 10.000 millones de euros de inversión y 5.000 nuevas contrataciones en 2020”, ha señalado.

Realmente, la incidencia de la pandemia se verá en el segundo trimestre, ya que van a ser los tres meses peores de la crisis, con caídas tanto en la demanda eléctrica, pues muchas empresas siguen cerradas -el sector de la automoción acaba de arrancar su actividad-, y los sectores que trabajan como la construcción y distribución no están al 100% de su actividad.

En marzo pasado, la demanda eléctrica en España cayó un 4,6% según los datos de Red Eléctrica. Abril va a ser también un mes muy negativo debido al parón de la actividad económica decretado hasta el 9 de abril. Los precios de la electricidad han caído igualmente. Aunque no hay datos oficiales, las tarifas pueden haber caído del orden de un 16% en marzo.

Artículos relacionados