La deses­ca­lada consta de cuatro fases hasta junio y con pró­rrogas del es­tado de alarma

Sánchez comprobará el trato y las condiciones de los bancos antes de liberar más líneas ICO

El pre­si­dente del Gobierno apunta a una re­ce­sión de "extremada pro­por­ción" como nueva nor­ma­lidad

Pedro Sánchez, pte del Gobierno.
Pedro Sánchez, pte del Gobierno.

El pre­si­dente del Gobierno, Pedro Sánchez, elude la pre­sión de los grandes ban­queros y se muestra más que vi­gi­lante con las con­di­ciones im­puestas de las lí­neas ICO antes de li­berar nuevos tra­mos. La "nueva nor­ma­li­dad" de la que tanto habla su­pone en­trar en un es­ce­nario de re­ce­sión de "extremada pro­por­ción en todo el mundo" y sus planes para salir del con­fi­na­miento se irían hasta ju­nio, con más pró­rrogas del es­tado de alarma, y con unos mo­vi­mientos y ac­ti­vi­dades muy ta­sa­dos.

Tras un maratoniano Consejo de Ministros, el presidente del Gobierno ha comparecido en horario vespertino para precisar el plan de desescalamiento ya anunciado por él mismo días antes, aunque con pocos mensajes positivos para el sector empresarial y, sobre todo bancario.

En el mismo día en el que el consejero delegado del Santander, José Antonio Álvarez, se mostraba ávido de que el Gobierno liberase nuevas líneas de créditos avalados por el ICO, al haber cumplido con su cuota y ante la alta demanda de pymes y autónomos, Pedro Sánchez se ha mostrado hasta cierto punto temeroso ante esa decisión.

A preguntas de www.capitalmadrid.com, el presidente del Gobierno, tras recordar los 100.000 millones de euros anunciados para empresas y autónomos que no tiene precedentes, ha recordado a la banca que desde su Ejecutivo están más que vigilantes ante "las quejas sobre el trato y condiciones de determinados bancos" ante los clientes que solicitan dichas líneas.

Por el momento, se han activado un total de 40.000 millones de euros respecto a esa cantidad en dos tramos distintos, el segundo dedicado casi en exclusiva a pymes y autónomos que son los que mayores problemas de liquidez tienen ante el adverso escenario económico como consecuencia de la crisis de la pandemia.

Tampoco vislumbra el propio presidente del Gobierno un horizonte macroeconómico y laboral más benigno. De hecho, y a preguntas de capitalmadrid.com, ha pasado de puntillas sobre el desastroso dato de la Encuesta de Población Activa (EPA) conocido este martes y ha asegurado que la economía mundial "va a entrar en una recesión de extremada proporción" cuando se supere la crisis sanitaria. Es decir, cuando se entre en lo que él califica como "nueva normalidad".

Hasta junio

El plan para abrir determinados comercios o actividades en la fase de desescalamiento contempla cuatro fases de dos semanas de duración cada una de ellas. En el mejor de los escenario, seis semanas más para alcanzar la "nueva normalidad" o, en el peor de los escenarios, ocho semanas más.

Durante todo ese periodo, aunque con algunas relajaciones, el presidente del Gobierno prevé prorrogar el estado de alerta decretado a mediados de marzo y ha mostrado su confianza en "la disciplina social" para que las aperturas de movilidad y actividad no supongan un paso atrás en la lucha contra el coronavirus.

Pedro Sánchez ha puntualizado que la desescalada será "gradual, coordinada y asimétrica" entre territorios y se hará con "unos criterios objetivos" por parte del grupo de expertos que asesora al Gobierno central.

"No avanzaremos a la misma velocidad", ha reconocido el presidente del Gobierno ya que todo dependerá de la evolución de la pandemia en cada uno de los territorios, que no coincidirán en su totalidad con el mapa oficial de las Comunidades Autónomas. En opinión de Pedro Sánchez, es "el sistema más idóneo".

Artículos relacionados