LA SEMANA BURSÁTIL

Ni se le ocurra tocar las inversiones

En plena tem­po­rada de re­sul­tados em­pre­sa­ria­les, en se­gundo plano por la crisis co­ro­na­viurs, los mer­cados fi­nan­cieros em­piezan a su­frir las con­se­cuen­cias del des­plome del precio del pe­tró­leo. Las pri­meras cuentas no son tan malas pero los in­ver­sores están ate­na­zados por el pe­tró­leo.

En este escenario, el Ibex 35 se dejó un 3,8% la semana pasada para deslizase hasta los 6.600 puntos.

Tras los registros históricamente bajos dejados en la renta variable por la llegada de la pandemia a Europa, de los que apenas se había logrado recuperar ligeramente, ahora se suma el desplome de los precios del crudo. Situación que ha acentuado la preocupación de los inversores.

El lunes de la semana pasada el West Texas sufrió el mayor desplome de su historia, hasta llegar a cotizar incluso a precios negativos. Por su parte, el Brent, aunque se hundió con menos fuerza que el estadounidense, también llegó a mínimos no vistos desde el 1999, en niveles de 15 dólares con un desplome del 20%. Los recortes anunciados por la OPEP y el plan de ayuda aprobado por la administración Trump para la industria petrolera con el objetivo de frenar esta caída en barrena y favorecer la supervivencia de las empresas del sector apenas han tenido impacto por el momento.

Por otro lado, las ayudas del BCE siguen avanzando a buen ritmo para paliar las consecuencias económicas mientras la Unión Europea se ha comprometido a un fondo común de billón y medio de euros. Si bien, en este caso, todavía no se ha encontrado la fórmula para disponer de esa cantidad con el fin de garantizar la estabilidad y reactivación económica de Europa.

En medio de todo este maremágnum, la volatilidad en la renta variable sigue aumentando a pasos agigantados. Eso obliga a mantener una gran templanza a la hora de estar en Bolsa. Para ello, la máxima de los operadores expertos es que cuando el mercado está nervioso, mejor no tocar las inversiones.

Calendario semanal de Bolsa

La semana que entra vendrá marcada por la reunión de los principales bancos centrales del mundo, aunque no se esperan grandes noticias respecto a las políticas monetarias después de poner toda la carne en el asador en las últimas semanas para combatir el coronavirus. Los inversores, sin embargo, si estarán especialmente atentos a la visión que ofrezcan ambas entidades sobre la situación económica global.

Este lunes, de momento, apenas se esperan noticias macroeconómicas relevantes salvo algunas cifras industriales en China.

En la sesión del martes, los operadores amanecerán con la decisión del Banco de Japón sobre sus tipos de interés y las perspectivas económicas. Desde el país nipón llegarán también cifras de empleo al igual que en España, donde se conocerán la encuesta de población activa correspondiente al primer trimestre del año que se antoja desoladora. En EEUU se darán a conocer los inventarios, los precios inmobiliarios y la confianza consumidora de la universidad de Míchigan.

Para el miércoles, se publicarán las ventas al por menor en España, la inflación en Alemania y en la Zona Euro el clima empresarial, las expectativas económicas y la confianza consumidora, además de la M3, masa monetaria en manos del público que permite al BCE medir las presiones inflacionistas. Desde EEUU llegarán las ventas de viviendas pendientes y el PIB del primer trimestre que podría experimentar una contracción de más del 4% como consecuencia del efecto del coronavirus. Con todo, la atención se centrará en la reunión del comité abierto de la Reserva Federal, aunque su comunicado se dará a conocer con los mercados europeos ya cerrados.

En la agenda financiera internacional del jueves destacan algunas citas importantes como la producción industrial y las ventas al por menor en Japón, el PMI de China, las ventas al por menor en Alemania, la inflación y el PIB en España, que podría caer un 4,5% en el primer trimestre o la tasa de paro en Alemania. También se publicará el paro, el PIB y la inflación en la Zona Euro; pero, sobre todo, los inversores deberán estar muy pendientes de la conferencia de Lagarde tras la reunión del Banco Central Europeo. Al otro lado del Atlántico se darán a conocer los ingresos y gastos personales y los costes laborales

El viernes segundo de mayo, las bolsas españolas cerrarán a todos los efectos por la festividad del Día del Trabajo.

Artículos relacionados