El se­lec­tivo es­pañol es el peor tanto en abril como en el con­junto de 2020

La pandemia y el ruido político relegan al Ibex-35 a la cola de las bolsas mundiales

El mer­cado des­confía de un gran acuerdo para au­xi­liar de forma su­fi­ciente a España e Italia

Parqué madrileño.
Parqué madrileño.

Después del des­plome his­tó­rico de marzo, las bolsas han em­pe­zado a le­van­tarse del suelo en abril. Poco a poco, aun con di­fi­cul­ta­des, los grandes ín­dices mun­dia­les, con los es­ta­dou­ni­denses a la ca­beza, han re­bo­tado a ve­lo­ci­dades muy dis­tintas en Estados Unidos, Asia y Europa. El Nasdaq ha dado un salto de hasta el 12% en este cuarto mes del año, mien­tras que el Dow Jones avanza un 8%. En Europa, los avances son mu­chos más mo­de­ra­dos, pero España e Italia se quedan fuera de la me­jora.

El Ibex 35 no sale bien en la foto. Es el peor gran índice mundial en abril (pierde en torno al 2,5% tras al gran desplome del 29% del primer trimestre) y en el conjunto del año con un descenso del 30%. En estas últimas semanas, lo más preocupante es la falta de reacción del indicador, al que los inversores están relegando por el continuo crecimiento del riesgo país asociado a la crisis generada por el coronavirus. La descofianza va en aumento.

En estos momentos, España se está financiando a tipos por momentos superiores al 1% a 10 años, más de tres veces más que en febrero, antes de que la pandemia se extendiera con la máxima intensidad. "Como nunca desde que empezó la crisis, los inversores están empezando ahora a distinguir mucho entre mercados. La crisis está revelando qué países están en mayor posición de debilidad en pleno parón económico y los fondos ya están radicalizando la toma de decisiones", señalan fuentes del mercado.

Con estas cartas sobre la mesa, España e Italia salen peor parados. Se han quedado fuera de la reacción, con peores cifras incluso para el mercado español. "El ruido político está pasando una elevada factura a la bolsa española. En ningún otro mercado europeo el debate sobre la gestión de la crisis del Covid-19 es tan enconado. Y el dinero reclama unidad de acción. Muchos inversores están comprando bolsa alemana como valor refugio", señalan en una gestora nacional.

Mejor en Alemania

Efectivamente, el DAX germano sube un 4% este mes y es el gran índice europeo que menos baja en 2020. El dinero no sólo busca cobijo en los bonos alemanes; sus acciones también son ahora más atractivas mientras la zona euro debate cómo y con qué coste financia la reconstrucción económica. Las dudas son todavía muchas y cuestionan todavía más la capacidad de aguante de las economías del sur de Europa, a las que el tiempo apremia.

"La constitución del fondo europeo va a requerir todavía varias semanas, y lo normal es que durante todo ese tiempo la bolsa española sea más penalizada que el resto. Mientras en el resto de Europa el rebote se ha generalizado en todos los sectores, en el Ibex 35 los inversores son mucho más selectivos. Claro que hay compras, pero se circunscriben sólo a un pequeño grupo de valores. No hay razones para que esta actitud cambie a corto plazo", señalan en una gestora internacional.

En unos mercados tristones y muy condicionados en el tramo final de la semana por las pesimistas previsiones del Banco Central Europeo (BCE), que apuntan a una caída del 15% del PIB de la eurozona, y por los decepcionantes ensayos de uno de los fármacos más prometedores en la batalla contra el coronavirus, España ha llevado todas las de perder y el Ibex apenas ha dado signos de vida en su caída hasta la puertas de los 6.600 puntos.

De momento, la bolsa española se sitúa en el último lugar de las preferencias de los inversores, en una situación que amenana con mantenerse en el tiempo.

Artículos relacionados