Socimis y pro­mo­toras pagan la in­cer­ti­dumbre con duros ajustes en sus pre­cios

El mercado se cubre las espaldas en un sector inmobiliario contagiado por el virus

El valor con­junto de las tres grandes pro­mo­toras apenas su­pera los 2.000 mi­llones

Socimis en Bolsa.
Socimis en Bolsa.

Los grandes in­ver­sores están to­mando la po­si­ción más de­fen­siva po­sible en el la­drillo es­pañol co­ti­zado. Tanto las tres grandes pro­mo­toras in­mo­bi­lia­rias como las tres so­cimis más lí­quidas del mer­cado es­pañol (Aedas, Metrovacesa o Neinor) pierden al­re­dedor de un 35% de su valor en el trans­curso de un 2020. Y prác­ti­ca­mente todas ellas caen bas­tante más que la media del mer­cado, con di­fe­ren­cias que han cre­cido mucho desde que la es­talló la crisis del Covid-19.

Aunque todos los expertos coinciden en que aún es pronto para evaluar el impacto definitivo de la pandemia en los distintos segmentos del mercado inmobiliario, la consigna es la reducir posiciones en los valores españoles del sector. Sobre todo después de que tanto el FMI como S&P hayan previsto sendos desplomes del PIB nacional en 2020 del 8% y del 8,8% respectivamente. Porcentajes que han activado todas las alarmas entre los inversores.

El inmobiliario es el sector más sensible al ciclo, y el coronavirus ha roto por el eje los planes estratégicos de las promotoras que ya incluso con el ciclo a favor estaban sufriendo desde que desembarcaron en Bolsa. Aedas, Metrovacesa o Neinor llegaron a la bolsa a partir de 2017 con planes muy ambiciosos para aprovechar la ola buena del ciclo. Hoy, el trío de máyores promotoras del mercado vale conjuntamente en el parqué poco más de 2.000 millones de euros.

"Tarde o temprano, estas compañías tendrán que hacer una revisión significativa de sus objetivos. Antes del coronavirus ya tuvieron problemas para cumplir sus pretensiones de viviendas entregadas, pero ahora hay otras incógnitas añadidas como el impacto de la caída del poder adquisitivo de los ciudadanos por la crisis o la más que previsible rebajada de los precios que provocará", señalan fuentes de sector que creen que estas empresas tardarán en ser reconocidas por los inversores.

"El problema ahora es de falta de visibilidad. El confinamiento supone que al menos tres meses están perdidos en términos comerciales, pero los retrasos irán mucho más allá, porque muchos potenciales compradores se van a replantear sus decisiones de compra y también las condiciones. Todo el mercado de vivienda, tanto la nueva como la usada, va a a sufrir una gran ralentización hasta que se evalúe el impacto de la crisis", señalan fuentes del sector.

las socimi mejor

A diferencia de las promotoras, las socimi lo han hecho mucho mejor en los tres últimos años. Por lo tanto, en este caso están sufriendo una corrección desde máximos históricos en muchos casos. El ajuste desde los niveles máximos del año ha sido duro, en medio de valoraciones de los analistas que estiman que gigantes como Colonial o Merlin Porperties podrían perder alrededor del 10% de sus ingresos por alquiler...como mínimo.

Con estas cartas sobre la mesa, los inversores han decidido reducir riesgos primero (las cifras de contratación han crecido desde la vuelta de Semana Santa) y luego aplicar la estrategia de 'wait and see' en todo el sector, aunque los expertos están de acuerdo en que las socimi especialistas en alquiler tienen más palancas para soportar la crisis. No dependen de un solo negocio porque están más diversificadas, también geográficamente.

Pero a la espera de acontecimientos, los gestores se han puesto a la defensiva. Una estrategia que fuentes del mercado creen que podría extenderse al menos hasta el final de este primer semestre del año. Nadie espera un cambio sustancial de la coyuntura hasta entonces en un sector marcado a fuego a corto plazo por la desaceleración económica y las dudas crecientes sobre el futuro inmediato.

Artículos relacionados