OPINIÓN

Un coronavirus de laboratorio y el porqué del alto número de muertos

El Gobierno y su pre­si­dente tienen la pri­mera res­pon­sa­bi­lidad de con­se­guir un con­senso

Mascarillas antivirus.
Mascarillas antivirus.

Un emi­nente in­ves­ti­gador francés y Premio Nobel, Luc Montagnier, des­carta la tesis de los mur­cié­lagos o de cual­quier otro bicho y apunta con el dedo de la ciencia al centro de in­ves­ti­ga­ción viral de Wuhan como el po­sible des­en­ca­de­nante de la pan­de­mia.

Un matemático español, apoyándose en la objetividad de las cifras, compara el número de contagiados y muertos por coronavirus en nuestro país (alto número de fallecidos) y Alemania (bajo número). Se trata de explicar el porqué de las diferencias entre los dos países a propósito del número de muertos provocados por el virus.

Empecemos con las conclusiones del matemático Andrés Serrano y veamos como ha llegado hasta ellas.

En el mundo, España, Italia, Francia y USA son aquellos países que reciben más turistas con el agravante en España e Italia de la alta propensión a socializar.

El confinamiento se tomó tarde, ya había muchos contagiados. En efecto, la primera noticia fue la del súbdito alemán en la Isla del Hierro. Confinado en un sanatorio salió aparentemente curado y sin ninguna señal de poder transmitir la enfermedad a terceras personas

A finales de febrero o primeros de marzo, habría sido difícil que los españoles aceptasen el confinamiento. Los hinchas del Valencia o del Atlético acompañaron a sus equipos a Milán y Liverpool. Las iglesias celebraron misas y muchas mujeres se manifestaron en toda España. Vista Alegre y otras reuniones masivas en la misma fecha, al completo. ¿Cuántas empresas habrían aceptado en aquel entonces, de manera voluntaria, el cierre de sus negocios?

La clave de la mortalidad está, según el matemático, en el número de personas contagiadas reales (desconocidos pero infectados) que tenía cada país cuando se decreto el confinamiento. Analizando con un sencillo cálculo matemático, el número de esos contagiados reales es el que determina el número de muertos.

Los test de coronavirus practicados en Corea del Sur, entre una amplia muestra de ciudadanos, permiten postular lo siguiente:

• El 30% de los contagiados no notifica nada, pero durante 15 días son contagiosos. • El 55% de los contagiados leves no va al hospital. • El 10% de los contagiados va al hospital y un 15% de ellos muere. • El 5% acaba en una UCI (si hay sitio) y el 50% de los ingresados en UCI fallece.

Los colectivos de contagiados sin síntomas y contagiados leves no han sido detectados como peligrosos, pero durante un tiempo han estado contagiando sin saberse. Solo aquellos contagiados que son severos han ido al hospital e identificados como portadores del virus.

Aquellos que han ido al hospital han seguido la siguiente pauta: desde el día del contagio hasta que se cifra oficialmente han pasado en media 5 días sin síntomas, 4 días con síntomas y 3 días más desde que se hace el test y se publican los resultados. En total, 12 días, desde el contagio hasta su registro oficial.

Ahora bien, las personas censadas como afectados son solo 15 de cada 100, es decir los que acaban en el hospital o en la UCI. El matemático se pregunta cuántos eran los contagiados en 15 de marzo cuando el 27 de marzo el número de contagiados contabilizados era de 64.118.

Solo se han contabilizado a 15 de contagiados oficiales de cada 100 contagiados reales, que serían 6,6 veces más numerosos, ó sea 432.000 infectados reales (una sencilla regla de tres dividiendo 100 por 15 nos da un cociente de 6,6).

Otra manera de contabilizar el número de infectados reales partiría del cálculo de que el 4% de esos contagiados reales, muere. Eso parece haber sido, la pauta resultante de los gráficos de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Si el 15 de marzo, había 12.600 muertos, y haciendo el mismo cálculo de antes, el número de contagiados reales seria de 315.000 en España.

Realizando los mismos cálculos en Alemania, el número de contagiados reales arrojaría una cifra de 35.000 ese 15 de marzo. Los problemas de gestión entre 35.000 y 315.000 son desproporcionados.

Virus de laboratorio

El virus se ha escapado de un laboratorio y chocado contra la naturaleza. No va a ser fácil controlarlo y encontrar un remedio a corto, e incluso a medio plazo. ¿Aquella gripe del año 1918 no sería otro tipo de coronavirus?

Se va a tardar mucho en encontrar una solución, no solo clínica sino también social, política y económica. No es tiempo de reproches, sino de buscar salidas a la pandemia.

El Gobierno y su presidente Pedro Sánchez tienen la primera responsabilidad de conseguir un consenso entre todos.

Artículos relacionados