ANÁLISIS

El problema de la banca española no es el balance sino el negocio, según S&P

La banca
La banca

S&P Global Ratings con­si­dera que el prin­cipal desafío al que tiene que hacer frente la banca es­pañola ya no es el de sa­near su ba­lance, sino el de ges­tionar el ne­gocio en un en­torno de bajos tipos de in­terés y menor cre­ci­miento eco­nó­mico. "El for­ta­le­ci­miento del ba­lance en ge­neral ya no es el prin­cipal desafío de los ban­cos. Más bien, es el ne­gocio en sí", ha in­di­cado la ana­lista de cré­dito de S&P Elena Iparraguirre en un in­forme ti­tu­lado 'La banca es­pañola: en una en­cru­ci­ja­da".

"El fortalecimiento del balance en general ya no es el principal desafío de los bancos. Más bien, es el negocio en sí", ha indicado la En su opinión, los gestores de las entidades financieras deben establecer nuevas estrategias para abordar la baja rentabilidad en un entorno de menor crecimiento económico y bajos tipos de interés. También ha citado como obstáculo la mayor desintermediación y la disrupción tecnológica.

S&P prevé que el panorama macroeconómico será más complicado en el futuro, pero particularmente este año debido a la propagación del coronavirus Covid-19, cuyas medidas de contención están obstaculizando la actividad, como apuntó en su informe sobre perspectivas de crecimiento económico en España.

Los tipos de interés de la eurozona, por su parte, se sitúan en el 0% para las operaciones de refinanciación, en el -0,5% en el caso de la tasa de facilidad de depósito y en el 0,25% en el de la facilidad de préstamo, una situación que está lastrando las cuentas de las entidades.

"Creemos que las rentabilidades de los bancos en 2020 serán, en el mejor de los casos, iguales a los de 2019", ha precisado Iparraguirre. Además, los gastos operativos no parece que vayan a reducirse debido a la necesidad de invertir en digitalización.

En este sentido, aunque ha destacado la reducción llevada a cabo en la red de sucursales y de plantilla en los últimos años, S&P cree que el proceso tendrá que continuar, ya que entiende que en estas circunstancias la gestión de costes es una de las pocas vías que existen para compensar la presión a la baja en los ingresos.

Para la firma estadounidense, los bancos pequeños y medianos son los más vulnerables en el actual entorno debido a que tienen un margen de maniobra muy limitado, al tiempo que corren el riesgo de realizar menores inversiones en tecnología y quedar así rezagados en la carrera de la digitalización.

Por tanto, las razones que justifican la consolidación son cada vez "más fuertes". "Aunque los bancos no han anunciado ningún acuerdo, supervisaremos posibles fusiones y adquisiciones en España este año, probablemente más que en otros mercados bancarios de la eurozona", ha remarcado S&P.

Artículos relacionados