BOLSA

El grupo con­vierte en be­ne­ficio neto en 2019 sus pér­didas de 2018

Ezentis orienta su hoja de ruta en un entorno complicado

Reduce su prin­cipal preo­cu­pa­ción, el apa­lan­ca­miento, a 2,7 veces su Ebitda

Ezentis
Ezentis

El in­cre­mento del vo­lumen de ope­ra­cio­nes, la no­table me­jora de sus már­genes y la re­duc­ción de los gastos fi­nan­cieros han cer­ti­fi­cado el re­greso de Ezentis a la senda del be­ne­ficio al cierre de 2019. El grupo es­pe­cia­li­zado en la ope­ra­ción y man­te­ni­miento de in­fra­es­truc­turas de te­le­co­mu­ni­ca­ciones y energía cerró el pa­sado ejer­cicio con una ga­nancia de 4 mi­llones de euros frente a las pér­didas de cerca de 15 mi­llones con­ta­bi­li­zadas un año an­tes.

Un radical giro marcado por el crecimiento del 3,4% de sus ingresos, hasta los 455 millones de euros, un Ebitda de 58 millones de euros y un margen sobre ingresos del 12,8%. Cifras que vienen a avalar el plan estratégico adoptado por el grupo.

A ello se suma también la mayor solidez de su modelo financiero conforme ha empezado a dar sus frutos el acuerdo de financiación de su deuda corporativa sellado el año pasado que le ha permitido reducir a la mitad sus gastos financieros, hasta los 18,5 millones de euros. Una contención del gasto que viene acompañada con una mayor capacidad de generación de caja operativa. Esta alcanzó los 41,6 millones de euros, un 73% superior a la del ejercicio anterior.

El grupo ha logrado atajar también su elevado apalancamiento, una de las grandes preocupaciones del mercado en los últimos años. La deuda neta de Ezentis se ha reducido hasta 2,7 veces Ebitda, incluida la ampliación de capital de 30 millones de euros destinados a la compra de la rama de actividad adquirida a Telefónica el pasado mes de agosto. Adquisición que le reportará 45 millones de euros de ingresos anuales.

Cifra que se dejará sentir en sus cuentas futuras junto con la intensificación de la actividad comercial durante el último año. La compañía logró contratos en 2019 por valor de cerca de 610 millones de euros para elevar su cartera a 31 de diciembre hasta los 933 millones de euros. Esta cartera duplica los ingresos y, lo más importante, está basada en contratos plurianuales con operadores de referencia que le garantizan los ingresos a futuro.

La compañía presume ahora de estar en una ventajosa disposición para aprovechar las crecientes oportunidades en los sectores de Telecomunicaciones y Energía gracias a su mejor posicionamiento estratégico logrado en los últimos tiempos. En este sentido, confía en doblar sus ingresos en 2023, hasta los 1.000 millones de euros, con un margen de Ebitda cercano a los dos dígitos.

Para ello, busca fortalecer su proceso de diversificación tanto geográfica, hasta alcanzar un peso de entre el 65% y el 70% en Europa, como de negocio.

En 2023, Ezentis prevé un peso del sector de las telecomunicaciones en sus cuentas del orden del 60%. Un área con fuertes perspectivas de crecimiento con el despliegue, operación y mantenimiento de fibra óptica y de la tecnología 5G así como por el desmontaje de infraestructuras obsoletas como las antiguas centrales de cobre.

En cuanto al sector de Energía, la compañía prevé que ocupe un 40% de su negocio en tres años, convirtiéndose en un agente relevante en el despliegue, operación y mantenimiento de activos energéticos y en el fuerte proceso de electrificación en España y Europa, siendo un socio de referencia para las principales energéticas del continente.

Su otro gran objetivo es lograr una reducción de la deuda por debajo de dos veces Ebitda, con un coste de financiación inferior al 4,5%. Unas proyecciones muy ambiciosas; pero alcanzables, según los expertos, con las que Ezentis confía cambiar la negativa dinámica bajista de su cotización en los últimos meses.

Artículos relacionados