El plazo para el grupo ban­cario ara­go­nés, según im­pe­ra­tivo, fi­na­li­zaba en 2020

El Gobierno da oxígeno a Ibercaja para no salir a Bolsa hasta 2022

Los planes sobre la pri­va­ti­za­ción de Bankia de­pen­derán de las opor­tu­ni­dades del mer­cado

Nadia Calviño, vicepresidenta y ministra de Economía.
Nadia Calviño

La mi­nistra de Economía y vi­ce­pre­si­denta ter­cera, Nadia Calviño, ha ofre­cido un margen adi­cional a Ibercaja, el grupo con sede en Zaragoza. La en­tidad pre­si­dida por José Luis Aguirre y ges­tio­nada por Víctor Iglesias go­zará de un plazo de dos años adi­cio­nales para en­carar su sa­lida a Bolsa. El plazo legal fi­na­li­zaba este ejer­ci­cio. Sin em­bargo, no hay cambio de planes sobre el pro­ceso de pri­va­ti­za­ción de Bankia, que ya ha go­zado de al­gunas pró­rrogas hasta 2021.

La actual situación derivada de la crisis del coronavirus invita poco a nada a planes de futuro. Entre los que estaban coleando desde hace tiempo, estaba la salida a Bolsa de Ibercaja Banco que debería producirse a finales de este caótico 2020 y tras varias intentonas por parte del grupo presidido por José Luis Aguirre.

Ni su presidente, ya sin funciones ejecutivas, no su número dos, Víctor Iglesias, se han mostrado muy deseosos de convertir en momento alguno su grupo bancario (en el que aglutinaron a la Caja Inmaculada de Aragón y sus socias en Caja 3) en una entidad bancaria cotizada. Pero los imperativos legales mandaban para que la Fundación Ibercaja redujera su participación por debajo del 50% del capital del banco.

Hace ya casi tres años, tanto el consejero delegado como el presidente de Ibercaja, durante la presentación de su actual plan estratégico, ya dejaron abierta la posibilidad de poder acogerse a una prórroga para poder salir a cotizar a los mercados, sobre todo por la alta volatilidad de los mismos.

La ministra de Economía y vicepresidenta tercera, Nadia Calviño, ya ha salido como el salvavidas ante la marejada bursátil actual como consecuencia del impacto de la crisis sanitaria, y también económica, de la pandemia del coronavirus. Entre otras medidas, Calviño ha anunciado que se van a "flexibilizar las salidas a bolsa de entidades bancarias".

La única operación prevista, hasta el momento, era la de Ibercaja, ya que Kutxabank renunció a reducir la participación mayoritaria de sus tres cajas vascas originarias y Abanca, las antiguas cajas gallegas adquiridas por el empresario venezolano Juan Carlos Escotet, estaba al margen de dicho imperativo.

Fuentes del Ministerio de Economía consultadas apuntan que Ibercaja tendrá de plazo dos años más, hasta 2022, para encarar su salida a Bolsa al margen de las actuales turbulencias de los mercados y así poder ajustar la participación de la Fundación Ibercaja, al frente de la que está el anterior presidente de la entidad Amado Franco, desde el casi 89% que controla.

Sin urgencias

Esas mismas fuentes desvinculan el anuncio de la ministra Nadia Calviño sobre los planes para la salida del Estado de Bankia, en la que mantiene una participación mayoritaria superior al 60% y de la que depende, en buena parte, la recuperación del máximo de las ayudas públicas inyectadas al sector financiero en la anterior crisis.

El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigozarri, evitó pronunciarse, en la reciente junta de accionistas celebrada, sobre este proceso de privatización que recae en la decisión que se adopte por parte del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), el principal accionista en representación de la participación pública del Estado.

Eso sí, Goirigolzarri ya ajustó el reparto de dividendos previsto para el actual ejercicio, al igual que han hecho algunos otros competidores. Mientras, varias agencias de calificación cuestionan el medio plazo de la banca española ante la crisis del coronavirus y las medidas gubernamentales que tendrán que soportar.

Artículos relacionados