BOLSA

Telefónica, el virus no es justo

Telefónica man­tiene el di­vi­dendo, cuando otras com­pañías han de­ci­dido pro­vi­sio­narlo para hacer frente a los efectos del co­ro­na­vi­rus. Es buena para los ac­cio­nis­tas, con el mer­cado di­vi­dido. Alguna casa de aná­lisis como Berenberg, ha re­cor­tado su es­ti­ma­ción de precio ob­je­tivo pero no todo el mer­cado está de acuerdo.

De momento, porque las condiciones del mercado son cambiantes para todos y para todo, el grupo ha decidido mantener el calendario de pago del dividendo correspondiente a 2019 que, tras el adelanto de 0,20 euros por acción de diciembre, se completará con un nuevo desembolso de 0,2 euros el próximo mes de junio.

En medio del maremágnum provocado por la pandemia, los analistas de la firma han ajustado de forma radical su valoración objetiva de 7,4 a 4,5 euros por acción de la multinacional de telecomunicaciones española, a la que apenas le confiere un mínimo potencial de revalorización respecto a su cotización actual.

El resto de las casas de análisis, sin embargo, mantienen por ahora su respaldo sobre la operadora, pues sus fundamentales no se están viendo excesivamente deteriorados al tratarse de un sector crítico que no se ve afectado por ahora por la paralización del país.

Según la consultora Facset, las casas de análisis siguen confiando en la solidez de Telefónica con una mayoría de recomendaciones de comprar o sobreponderar, con un precio objetivo medio por encima de los 7 euros. Aunque tampoco es descartable nuevos recortes de valoración en los próximos días para recoger de forma más adecuada la actual situación.

Las acciones de Telefónica acumulan una caída del 34% desde principios de año, pero tras la sacudida general del árbol parece que está logrando formar un sólido soporte sobre los 4 euros por acción. Lo cual permite ser moderadamente optimistas sobre su posible rebote técnico hacia los 6 euros una vez se supere esta grave crisis que está azotando al mundo.

Artículos relacionados