Las com­pras han ba­tido todos los ré­cords de los úl­timos años du­rante el 'crack'

Los bancos creen que lo peor está pasando mientras aumentan su autocartera

La au­to­car­tera global del sector sigue en nivel dis­cretos porque partía de muy abajo

Coronavirus.
Coronavirus.

Se aca­baron aque­llos tiempos no tan le­janos en los que los ban­cos, da igual su ta­maño, acu­mu­laban mon­tañas de au­to­car­tera en bolsa. Si había que echar mano de esta ope­ra­tiva para de­fender la ac­ción en los malos mo­mentos y, de paso, hacer unas ju­gosas plus­va­lías si los vientos eran fa­vo­ra­bles, los de­par­ta­mentos de te­so­rería no re­pa­raban en gas­tos. Sólo por poner un ejem­plo, algún banco llegó a tener un 4,45% de au­to­car­tera en 2011.

Por entonces, los vientos bajistas de la Bolsa soplaban muy fuerte y la banca se tambaleaba por efecto de la gran crisis de crédito que por momentos tuvo al sector al pie de los caballos. Entonces, toda la banca española adquiría acciones propias como si no hubiera mañana. Había que contener una enorme hemorragia y la banca disparaba con todas las armas a su alcance. En el verano de 2012, sólo Santander y BBVA elevaban su cartera en casi 900 millones de euros.

Casi una década después, las reglas del juego son otras. Y son muy distintas. Hace tiempo que las autoridades europeas penalizan el uso de autocartera, que va contra los ratios de capital del sector. Con estas cartas sobre la mesa, la banca se mueve ahora lo estrictamente necesario, como demuestra que la banca ha encarado el gran desplome con niveles de autocartera bajo mínimos. Pero cuando vienen desplomes como el de este mes de marzo terrorífico por momentos, una parte muy significativa del sector se pone manos a la obra.

No tanto como en los viejos tiempos, claro. Ahora la autocartera se mueve con cuentagotas, sólo si es por causa de fuerza mayor. Con descuentos históricos en bolsa y ratios sobre el valor en libros entre el 0,3% y el 0,6% con la única excepción de Bankinter, los bancos han recuperado las buenas costumbres. Santander, Sabadell, Unicaja y Liberbank han movido su autocartera al alza hasta los niveles más altos en muchos años en algunos casos.

Ligero aumento del Santander

Santander la ha subido desde casi el 0% hasta el 0,23%, un nivel no visto desde hace casi cuatro años a pesar de que, como todas las entidades, la cántabra ha vivido momentos muy complicados en ese período. Pero pocos han sufrido más que Sabadell, que tambien se ha visto obligado a recurrir a las acciones propias cuando todos sus soportes caían sin solucion de continuidad en plena tromba de números rojos en un mercado al borde del colapso.

La entidad catalana se ha situado cerca del 1% de autocartera, niveles que Unicaja y Liberbank han superado con creces aprovechando la caída de los precios en Bolsa para llenar el zurrón de acciones propias. Las dos entidades tienen vivos sendos programas de recompras de acciones con el objetivo de amortizar posteriormente los títulos y remunerar a sus accionistas. Unicaja suma ya el 1,5% de sus propios títulos y Liberbank ya ha llegado al 2%.

Actividad frenética

"Por momentos, la actividad con autocartera ha sido frenética en la Bolsa española, y en conjunto el sector mas activo ha sido el bancario. Veremos más comunicaciones de bancos que han movido hasta el 1% de sus propias acciones, umbral por encima del que hay que dar parte al supervisor. De momento la jugada no le está saliendo nada mal a los bancos, que han rebotado fuerte en la última semana", señalan en el departamento de intermediación de un gran banco internacional.

Efectivamente, y a la espera de que se consolide o no la reacción de los últimos días en medio de un catarata de revisiones de las políticas de dividendo, las entidades podrían estar haciendo un buen negocio. Por ejemplo, Santander ha llegado a perder por momentos los 2 euros por acción y luego ha rebotado hasta cerca de los 2,50 euros. La mayoría de los que han hecho autocartera en los últimos días acumulan importantes plusvalías latentes. A veces, la mejor defensa es un buen ataque a precios de saldo.

Artículos relacionados