Iberdrola ce­lebra el día 2 de abril su junta sin asis­tencia de ac­cio­nistas

Las energéticas revisarán sus planes estratégicos forzadas por la gravedad económica

Repsol re­cor­tará en 1.000 mi­llones sus in­ver­siones y rea­li­zará ajustes por 350 mi­llones pero man­tendrá di­vi­dendo

Sede de Repsol
Sede de Repsol

“La si­tua­ción es muy com­pli­cada y el fu­turo es im­pre­de­ci­ble. Es muy di­fícil aven­turar lo que puede ocu­rrir. Todos los es­ce­na­rios son po­si­bles, desde el más pe­si­mista hasta el más op­ti­mis­ta”. Así de ro­tundo se mos­traba esta se­mana una fuente del sector ener­gé­tico sobre las pre­vi­siones a corto plazo para las em­pre­sas. Petroleras y eléc­tricas se en­cuen­tran en una en­cru­ci­jada de cara a fu­turo, con todo muy abierto para afrontar in­ver­sio­nes.

En un mes, todo se ha dado la vuelta. Repsol, Iberdrola, Endesa, Naturgy, Cepsa, Viesgo y EDP tenían estrategias de inversión definidas y, de pronto, todo está en el aire. El propio Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) que el Gobierno tiene en marcha habrá que ver si se mantiene en sus objetivos o si se modifica.

El PNIEC prevé unas inversiones globales que superan los 240.000 millones de euros, que deberán ser afrontadas en una gran parte por las empresas energéticas y capital privado, por lo que en estos momentos es difícil avanzar, si podrá mantenerse en todos sus términos. Todo ello va a depender también de lo que la Unión Europea decida y de las necesidades económicas del Gobierno español, tras el durísimo golpe del coronavirus.

Pendientes de las juntas de accionistas

Estas mismas fuentes aseguran a CapitalMadrid que todavía es muy pronto para hacer pronósticos y que todo es posible. Ahora mismo, los planes estratégicos de cada empresa se mantienen pero hay voces que hablan de revisar a la baja las inversiones. Las energéticas no han celebrado aún sus juntas de accionistas y, excepto en el caso de Repsol, no ha habido pronunciamientos oficiales.

Iberdrola celebra el día 2 de abril a puerta cerrada la junta de accionistas y el presidente, Ignacio Sánchez Galán, hará una evaluación de la situación actual. Galán podría dar alguna pista de lo que puede ser la nueva estrategia de la eléctrica. La compañía ha suspendido todos los actos convocados para el día del accionista y ha habilitado fórmulas para seguir de forma telemática la celebración de la junta.

Por su parte, Naturgy que tenía convocada su junta para el pasado 17 de marzo decidió aplazar su celebración hasta que la situación del coronavirus revierta y vuelva la normalidad.

Repsol ha sido la primera en adelantarse a sus planes y ha comunicado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que, por ahora, suspende la presentación del plan estratégico que tenía previsto para el 5 de mayo próximo debido al coronavirus y la caída del precio del crudo.

Y es que, en dos meses, el petróleo Brent del Mar del Norte ha pasado de estar a 60 dólares a venderse a 25 dólares el barril. Es decir, a la mitad del precio sobre el que la compañía basa sus objetivos deseados para mantener el nivel de inversiones y el dividendo a sus accionistas.

El petróleo marca la pauta

Con el petróleo a 25 dólares, las circunstancias cambian radicalmente. “La flexibilidad de nuestro portafolio de activos que nos permite tomar decisiones ágiles de optimización de inversiones de capital en función del entorno de negocio, es una de las palancas más útiles para afrontar el nuevo y complejo escenario, y resulta clave para la reducción en el 26% de las inversiones inicialmente previstas para el año”, señala la petrolera.

La compañía subraya igualmente que dispone de liquidez suficiente para afrontar todos los vencimientos de deuda hasta 2024, por lo que considera necesario llevar a cabo una refinanciación de su pasivo.

Nos obstante, subraya que “dada la extraordinaria volatilidad e incertidumbre del mercado”, ha decidido posponer la presentación de su plan estratégico 2020-2025 “hasta el momento en que se vislumbre una mayor estabilidad social y de negocio”.

De momento, la petrolera ha admitido que recortará sus inversiones iniciales en unos 1.000 millones de euros. Además, realizará ajustes operativos por valor de 350 millones de euros pero que, por ahora, no incluye ajustes de plantilla.

Pese al hundimiento del precio del crudo, la compañía que preside Antonio Brufau propondrá en la junta de accionistas del próximo 8 de mayo el abono en julio de un dividendo de 0,55 euros, bajo la fórmula de scrip dividend, con lo que completará la retribución a cuenta de 0,45 euros pagado el pasado mes de enero y cumplir el objetivo d abonar un euro por acción.

Artículos relacionados