LA SEMANA BURSÁTIL

La Bolsa aguanta el tipo

El ánimo en los mer­cados fi­nan­cieros va y viene en fun­ción de la evo­lu­ción del co­ro­na­vi­rus. Si entre el martes y el jueves pa­sa­dos, los in­ver­sores reac­cio­naban con grandes com­pras tras co­no­cerse el le­van­ta­miento del con­fi­na­miento en Wuhan, lo cierto es que las malas no­ti­cias en el resto del mundo, en España y en EEUU, vol­vieron a forzar una nueva re­ti­rada ma­siva de po­si­ciones el vier­nes.

Pese a este camino de ida y vuelta, el Ibex 35 logró salvar la última semana con un alza del 5,2% para quedar en los en puertas de los 6.800 puntos.

Como explican los expertos, el mercado vive tiempos inquietantes para la inversión. Además de la preocupación generada por la propia pandemia, las bolsas globales han sufrido caídas dramáticas a medida que el virus se ha propagado por todo el mundo. Tampoco se han librado los mercados de bonos corporativos, al borde del precipicio en algunos momentos.

Y es que el miedo sigue afectando a los mercados a pesar, señalan los expertos de M&G Valores, de la actuación concertada de bancos centrales -que han recortado los tipos de interés hasta mínimos históricos y se proponen inyectar liquidez- y de gobiernos, que han prometido un enorme gasto para apuntalar a la economía.

Los temores de un colapso del consumo y la producción están sumiendo a la economía en una recesión, que empieza a amenazar en convertirse depresión, lo que sumado a la naturaleza optimista del ser humano está provocando intensos vaivenes. Un temporal difícil de navegar en estos momentos. No obstante, para los expertos de M&G es que cuando las emociones dictan los precios de los activos, surgen oportunidades para quien mantiene una perspectiva racional y a largo plazo.

Para ello, sin embargo, conviene saber discriminar. Aunque es difícil confiar en muchas empresas ante unos resultados futuros muy inciertos no significa que muchos activos no ofrezcan valor. De todas formas, mientras no se produzcan señales claras de que el valor “pica”, que ha alcanzado niveles de resistencia en lugar de seguir bajando de forma sostenida, lo más aconsejable es operar con cautela en áreas del mercado con valoraciones atractivas y sólidos fundamentales.

En medio del caos actual, hay margen para la esperanza. China empieza a moverse de nuevo y eso pasará también en el resto del mundo. Una vez termine la crisis sanitaria, que terminará, los fundamentales volverán a un primer plano. Un factor crucial a tener en cuenta es la diferencia con la recesión con la crisis financiera global de 2008, provocada por la asignación errónea del capital en el sistema financiero. Esta vez, en cambio, la crisis no se ha debido a ningún desequilibrio fundamental de la economía mundial.

Sin olvidar tampoco la importancia de tener en cuenta los riesgos de una fuerte depresión, Cada mes de confinamiento restará dos puntos del PIB mundial, según la OCDE. No obstante, cabe confiar en que seguramente se presentarán oportunidades a corto plazo para los inversores activos dispuestos a navegar contra la corriente.

Calendario semanal de Bolsa

Los datos económicos de esta semana ya empezarán a recoger parte de los efectos perniciosos del coronavirus en la economía mundial, aunque conforme se vayan dando noticias positivas como el final del confinamiento en China se podrán empezar a observar rebotes en las bolsas.

Hoy lunes, los inversores contarán desde primera hora con los datos de inflación española, así como con las ventas al por menor en España y Alemania. A media mañana saldrán las cifras de clima empresarial, sentimiento económico y confianza consumidora de la Zona Euro correspondientes al mes de marzo. Y en EEUU se darán a conocer las ventas pendientes de ventas. Todos estos indicadores referidos al mes de marzo por lo que ya empezarán a recoger el duro golpe propinado por el coronavirus

En la sesión del martes destacarán las cifras de empleo y la producción industrial de Japón. De vuelta en Europa, en el Reino Unido se espera el PIB del cuarto trimestre de 2018, la tasa de paro en Alemania, el PIB de España y la inflación de la Zona Euro. Al otro lado del Atlántico se darán a conocer el índice de la Reserva Federal de Chicago y la confianza consumidora, que puede sufrir un severo revés.

En la sesión del miércoles, los inversores deberán estar atentos a las ventas al por menor en Alemania, el PMI manufacturero de los países europeos y de la Zona Euro en globa. Desde Bruselas también llegará la tasa de paro, mientras que en EEUU se publicarán datos hipotecarios, la encuesta de empleo no agrícola ADP, el PMI y el ISM manufacturero, los gastos de construcción

En la agenda internacional del jueves apenas cabe reseñar citas importantes entre las cuales se encuentran los precios de producción industrial en la Zona euro o los pedidos a fábrica, los pedidos de bienes duraderos y algunas cifras ISM en EEUU. En España se esperan datos de desempleo.

En la última sesión de la semana, el viernes, se publicarán el PMI del sector servicios en Japón y de la Zona Euro, desde donde también llegarán las ventas al por menor, En España se dará a conocer la producción industrial correspondiente a febrero. En Estados Unidos, además de los importantes indicadores de actividad de ISM y PMI, la atención se focalizará sobre todo en el informe de empleo del mes de marzo, que los operadores seguirán con especial atención.

Artículos relacionados