La ma­yoría de los fondos con par­ti­ci­pa­ciones grandes au­mentan po­si­ciones

IAG empieza a construir un suelo en bolsa con sus grandes accionistas a favor

Los ana­listas ad­vierten que la vo­la­ti­lidad será muy fuerte, pero que lo peor ha pa­sado

IAG.
IAG.

IAG paró el gran golpe en Bolsa en la úl­tima se­mana com­pleta de marzo. Después de en­ca­denar desde el 14 de fe­brero caídas se­ma­nales con­se­cu­ti­vas, al­gunas de ellas de enorme de­ca­laje, la co­ti­za­ción de la ae­ro­línea em­pieza a ofrecer signos de con­ten­ción. El di­nero ha en­trado con cierta de­ter­mi­na­ción cuando la ac­ción ha caído hasta las in­me­dia­ciones de los 2 eu­ros. Pero lo que im­porta, sobre todo, es de qué na­tu­ra­leza han sido las com­pras que ha re­ci­bido el va­lor.

IAG paró el gran golpe en Bolsa en la última semana completa de marzo. Después de encadenar desde el 14 de febrero caídas semanales consecutivas, algunas de ellas de enorme decalaje, la cotización de la aerolínea empieza a ofrecer signos de contención. El dinero ha entrado con cierta determinación cuando la acción ha caído hasta las inmediaciones de los 2 euros. Pero lo que importa, sobre todo, es de qué naturaleza han sido las compras que ha recibido el valor.

Naturalmente que las acciones de IAG ha sido objeto de un continuo vaivén en manos de los inversores más cortoplacistas del mercado. La volatilidad ha sido extraordinaria, y ha dado a estos intermediarios profesionales que buscan plusvalías rápidas grandes oportunidades. Así ha sido en el conjunto de la bolsa española es estos días de estrépito que ya están en los libros de historia. Pero los movimientos en IAG han ido mucho más allá de lo rabiosamente especulativo.

Accionistas protagonistas

En realidad, los accionistas institucionales del grupo han sido muy protagonistas en medio del gran diluvio. No se han movido tanto en ninguna otra gran empresa cotizada española, y tampoco ninguna otra ha recibido tantos signos de confianza. La mayoría de las decisiones ha sido para tomar posiciones en la aerolínea, que no ha perdido en absoluto la confianza de unos accionistas que en muchos casos han amasado grandes ganancias en la compañía en tiempos mejores

En pleno retroceso histórico hasta niveles de hace ocho años, los fondos han reforzado sus posiciones. Algunos tan estables como Lansdowne Partners han subido su participación desde el 4,11% hasta el 4,59%, mientras que Invesco prácticamente ha duplicado su participación desde el pasado mes de septiembre. Otro como Citadel han gestado a través de productos derivados un gran paquete del 3%, mientras que la firma en Guernsey, Allan&Gill Gray, ha llegado a alcanzar más de un 2% del capital.

Antes, en febrero, el primer accionistas Qatar Airways elevaba su participación desde el 21,4% hasta el 25,1%. "Hablamos de una compañía con un historial muy brillante en bolsa. Uno de esos valores que, más allá de episodios coyunturales tan dañinos como el coronavirus, ha dado múltiples ejemplos de buena gestión en tiempos de crisis. También es cierto que la que ahora está en marcha es la que más daño hace a IAG, porque ha paralizado casi totalmente la actividad", señalan en una gran gestora nacional.

No obstante, los bolsistas destacan que las ventas han amainado en el mercado bursátil, incluso en plena rumorología sobre la posibilidad de que Londres se esté planteando la nacionalización de la aerolínea. Un opción que los analistas consideran que sería legalmente muy compleja por la estructura del grupo. "Que Qatar Airways aumentara su participación hace apenas un mes demuestra que hay confianza en el futuro de la compañía. No creo que el primer accionista apoyara una nacionalización que podría ser el final del grupo", aseguran fuentes bursátiles.

A pesar del momento crítico que atraviesa todo el sector de las aerolíneas, los analistas financieros tampoco apuestan por un final abrupto de IAG. Una simple ojeada a las recomendaciones de los 'broker' que analizan el valor dice que otorgan a IAG una valoración media de cerca de 6 euros por acción. Que es lo mismo que decir que subiría en torno a un 150% desde los niveles de hoy. Eso sí, la horquilla de valoración es muy amplía desde los 3,2 hasta los 9 euros.

Estas últimas cifras significan que con el precio de mercado actual no habría nada que perder en IAG, que cuenta con un 90% de recomendaciones de compra, un porcentaje al alcance de muy pocos en la bolsa española. "El mercado ya está descontando en el precio que el año 2020 está prácticamente perdido para la compañía. Pero los expertos no dudan que remontará el vuelo", señalan en un 'broker' nacional. Tocado pero no hundido, IAG ha empezado a parar el golpe con el apoyo de sus viejos y nuevos grandes accionistas.

Artículos relacionados