ECONOMÍA

El G-7 se compromete a adoptar medidas para frenar los efectos del coronavirus

Los Ministros de Finanzas y go­ber­na­dores de los bancos cen­trales no con­crentan su hoja de ruta

G7
G7

Los mi­nis­tros del Economía y Finanzas del G-7 han ex­pre­sado su dis­po­si­ción a tomar me­di­das, in­cluidas aque­llas de ca­rácter fiscal cuando sea apro­piado, en apoyo de la eco­nomía como res­puesta al co­ro­na­vi­rus, mien­tras que los bancos cen­trales de estos países se­guirán apo­yando la es­ta­bi­lidad de pre­cios y el cre­ci­miento.

En un comunicado emitido tras la reunión mantenida este martes, los ministros de Economía y los banqueros centrales del G-7 han "reafirmado su compromiso de utilizar todas las herramientas políticas adecuadas para lograr un crecimiento fuerte y sostenible, así como proteger contra los riesgos a la baja", dado el potencial impacto del Covid-19 sobre el crecimiento global.

En este sentido, además de fortalecer los esfuerzos para expandir los servicios de salud, "los ministros de Finanzas del G-7 están listos para tomar medidas, incluidas medidas fiscales cuando sea apropiado, para ayudar en la respuesta al virus y apoyar la economía durante esta fase".

Asimismo, los bancos centrales del G-7, incluyendo el Banco Central Europeo (BCE), la Fed, el Banco de Inglaterra y el Banco de Japón, continuarán cumpliendo sus mandatos, apoyando así la estabilidad de precios y el crecimiento económico mientras mantienen la capacidad de recuperación del sistema financiero.

"Los ministros de Finanzas y los gobernadores de los bancos centrales del G-7 están listos para cooperar más en medidas oportunas y efectivas", recoge el texto publicado.

A la conclusión del encuentro, que fue presidido por el secretario del Tesoro de EEUU, Steven Mnuchin, y el presidente de la Reserva Federal de EEUU, Jerome Powell, los ministros expresaron su satisfacción con el anuncio por parte del Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Mundial y otras instituciones financieras internacionales de su disposición para ayudar a los países miembros a abordar la tragedia humana y el desafío económico que plantea el coronavirus mediante el uso de sus instrumentos disponibles en la mayor medida posible.** Convocatoria**

La noticia sobre esta reunión del G-7 sigue a los anuncios por parte de bancos centrales como la Reserva Federal de Estados Unidos, el Banco de Japón o representantes del Banco Central Europeo (BCE) sobre su disposición a intervenir en caso necesario.

En este sentido, el presidente de la Fed, Jerome Powell, fue el primero en abrir el fuego al anunciar el pasado viernes que el banco central estadounidense está dispuesto a intervenir "con todas sus herramientas" en apoyo de la economía.

Por su parte, el gobernador del Banco de Japón (BoJ), Haruhiko Kuroda, ha prometido este lunes a los mercados que, ante el riesgo para la actividad económica que representa la epidemia del coronavirus, la entidad llevará a cabo las operaciones y compras de activos apropiadas para proporcionar una amplia liquidez y garantizar la estabilidad del sector financiero.

"El Banco de Japón seguirá de cerca la situación y proporcionará amplia liquidez para garantizar la estabilidad en los mercados financieros a través de operaciones de mercado y compras de activos", ha anunciado el banquero central japonés.

Asimismo, el vicepresidente del BCE, Luis de Guindos, ha subrayado que el Consejo de Gobierno de la autoridad monetaria está "preparado" para ajustar todos sus instrumentos si la expansión del coronavirus acaba afectando a la inflación.

"Permanecemos vigilantes y vigilamos de cerca todos los datos. Nuestra orientación a futuro guía nuestra política monetaria. En cualquier caso, el Consejo de Gobierno permanece preparado para ajustar todos sus instrumentos como sea apropiado para asegurar que la inflación se mueve hacia su objetivo de una manera sostenible", ha indicado el español este lunes durante un discurso pronunciado en Londres (Reino Unido).

Artículos relacionados