PATROCINIOS

Fundación Mapfre busca respiradores

La rá­pida pro­pa­ga­ción del co­ro­na­virus ha pro­vo­cado un total des­abas­te­ci­miento de res­pi­ra­do­res. Dispositivos ne­ce­sa­rios para dar asis­tencia a las in­fec­ciones más graves del Covid-19, lo cual se está con­vir­tiendo en un pro­blema mun­dial que obliga a los mé­dicos a adoptar dra­má­ticas de­ci­siones para des­tinar los dis­po­si­tivos a las per­sonas con mayor pro­ba­bi­lidad de su­per­vi­ven­cia.

Las principales empresas del Ibex ya han mostrado su intención de donar fuertes cantidades para la compra de estos aparatos. Pero el principal problema es que no están encontrando estos aparatos disponibles en los mercados internacionales.

La fundación Mapfre ha sufrido en sus propias carnes esta grave situación tras iniciar una infructuosa búsqueda con el fin de invertir hasta 10.000 euros en cada respirador con la intención de donarlos a las instituciones más urgidas de estos dispositivos, especialmente en Latinoamérica donde la aseguradora tiene un fuerte arraigo social.

No obstante, la fundación de la aseguradora más importante en España y Latinoamérica ha encontrado una importante alternativa en The Open Ventilator. Un proyecto puesto en marcha por un equipo multidisciplinar español sin ánimo de lucro que ha logrado poner a disposición del mercado un prototipo de respirador robusto y capaz de cumplir con las especificaciones médicas requeridas, para su fabricación en masa y a bajo coste. A un precio entre 400 y 1.200 euros en función de los componentes utilizados.

La principal ventaja de estos dispositivos frente a otras iniciativas surgidas en a lo largo de la geografía española es su estructura mecánica fiable y la resistencia de los materiales con piezas ya probadas que garantizan la robustez del aparato. Algo que no ocurre con las piezas en 3D.

Para apoyar este proyecto y tras el éxito de los ensayos en vivo, la Fundación Mapfre ha donado 20.000 euros destinados a la fabricación de los primeros respiradores The Open Ventilator. El objetivo final es impulsar el proyecto hacia los países donde está presente, especialmente en Latinoamérica.

Dicho importe se canalizará a través de Celera, núcleo del proyecto, un programa destinado a identificar jóvenes con talento para dotarles de las herramientas necesarias con el fin de potenciar todas sus capacidades personales y profesionales. Esta institución dispone además de una cuenta para la aportación de donaciones privadas desde cualquier cantidad con el objetivo de evitar que los médicos se vean en la obligación de elegir a quién salvar la vida.

“Para nosotros”, señala Virginia Huidobro, portavoz de The Open Ventilator, “esta donación por parte del sector asegurador supone un notable impulso para que nuestro coordinador, técnico Javier González, y nuestro coordinador médico, Javier Asensio, aceleren las pruebas en humanos y se inicie la producción de los primeros respiradores”.

Artículos relacionados