El grupo tam­bién re­duce su ob­je­tivo de ca­pital del 12% al 11,5% ante el nuevo en­torno

CaixaBank desconvoca su junta y ajusta los dividendos de 2019 y 2020

Su con­se­jero de­le­gado, Gonzalo Gortázar, re­nuncia a la va­riable de este ejer­cicio

Jordi Gual y Gonzalo Gortazar
Jordi Gual y Gonzalo Gortazar

Más cam­bios de planes entre los grandes bancos es­paño­les. A tan sólo una se­mana de su ce­le­bra­ción en Valencia, CaixaBank ha acor­dado des­con­vocar su junta ac­cio­nistas y ha ajus­tado los di­vi­dendos pre­vistos de pago de 2019 así como pa­yout para 2020, que pa­sará del 50% pre­visto a menos del 30%. También El grupo pre­si­dido por Jordi Gual jus­ti­fica estas de­ci­siones como "un ejer­cicio de pru­dencia y res­pon­sa­bi­lidad so­cial", al tiempo que re­nuncia al ob­je­tivo de un 12% de sol­ven­cia.

CaixaBank, en línea con otros competidores, ha tomado la decisión de reducir el dividendo en efectivo propuesto para el ejercicio de 2019 a 0,07 euros por acción desde 0,15 euros previstos de haber sido pagado el próximo 15 de abril.

Al mismo tiempo, el consejo de administración del grupo, ha modificado la política de dividendos para 2020 que pasaba por la distribución de un 50% del beneficio neto y ahora anuncia un dividendo en efectivo no superior al 30%.

El grupo presidido por Jordi Gual justifica esta medida por "un ejercicio de prudencia y responsabilidad social" para reforzar la solvencia y poder mantener "el compromiso, la colaboración y el apoyo a clientes, a empleados y a la sociedad en su conjunto".

Entre las renuncias está el objetivo fijado de alcanzar un capital del 12% CET1 durante este ejercicio y la meta actual es que esa ratio se sitúa en el 11,5% para acomodarse al nuevo entorno y "tras considerar nuevos aspectos regulatorios y supervisores". Es decir, prudencia ante la incertidumbre que se avecina con la implementación de Basilea IV.

Sin nueva fecha

A tan sólo una semana de su celebración en Valencia, donde el banco tiene su sede social, el consejo de administración de CaixaBank ha optado por desconvocar su junta de accionistas que, curiosamente, coincidía en el mismo día con la del Santander (el grupo de Ana Botín ya la ha trasladado a su sede operativa en Madrid).

CaixaBank es el primero de los grandes bancos españoles que ha decidido ese aplazamiento y no realizar el encuentro anual con los accionistas por medios telemáticos, en aforos reducidos y distintos a los previstos hace algunas semanas.

El grupo presidido por Jordi Gual y gestionado por Gonzalo Gortázar se compromete ha informar al mercado de la nueva fecha elegida para la celebración de su junta anual de accionistas y del emplazamiento y condiciones en las que se desarrolle dicho encuentro.

Al mismo tiempo, el consejero delegado, Gonzalo Gortázar ha anunciado su renuncia a la remuneración variables que le correspondiese durante 2020, tanto respecto al bonus anual como a la parte correspondiente del plan de incentivos a largo plazo.

CaixaBank se compromete a ayudar, con una serie de medidas ya anunciadas y otras puestas en marcha, a combatir la crisis del coronavirus y apoyar las necesidades de empresas y particulares.

Artículos relacionados