JUNTA GENERAL

Tanto el pre­si­dente como el con­se­jero de­le­gado con­si­deran di­fícil cuan­ti­ficar el im­pacto

José Oliu (Sabadell) asume que en 2020 tendrán que hacer "algún sacrificio"

El nuevo plan es­tra­té­gico, a partir de 2021, es­tará con­di­cio­nado por la pan­demia

Banco Sabadell
José Oliu, Banco Sabadell.

El Banco Sabadell tendrá que ha­cer, "una vez más, algún sa­cri­fi­cio" a lo largo de este ejer­cicio como con­se­cuencia de la crisis del co­ro­na­vi­rus, según ha re­co­no­cido su pre­si­dente, José Oliu, du­rante una atí­pica junta de ac­cio­nistas ce­le­brada en Alicante y que no ha du­rado ni tan si­quiera una hora.

Oliu, al igual que el consejero delegado Jaime Guardiola, consideran que por el momento es muy difícil cifrar el coste de la pandemia y confían en su fuerza comercial para minimizar el impacto.

José Oliu, escoltado por Jaime Guardiola y el secretario del consejo Miguel Roca, ha afrontado "el reto descomunal sin precedentes" que para todo el mundo supone el coronavirus y no ha ocultado que tanto la crisis sanitaria como económica que se deriva afectará durante este ejercicio a Banco Sabadell.

El presidente de la entidad, desde hace unos años con sede social en Alicante, ya ha advertido del impacto que tendrá la situación que se vive en España y en buena parte del mundo. "Este 2020 va a ser un año en que, una vez más, tengamos que hacer algún sacrificio".

Eso sí, Oliu se muestra confiado en la solvencia y la fuerza comercial alcanzada durante 2019 que suponía, hasta el momento, "una buena posición para afrontar 2020". Sobre esos pilares, el banco podrá afrontar con garantías el día después cuando se haya salido de la actual situación.

Además de su posición en el segmento de pymes en España, el presidente del Sabadell también ha destacado como "creadores de valor a futuro" tanto a TSB, su filial en el Reino Unido, como su negocio en México. Eso sí, José Oliu ya ha avanzado que el nuevo plan estratégico del grupo deberá ajustarse a cómo hayan sido las consecuencias de la crisis sanitaria y económica actual.

El presidente del Sabadell ha mostrado su apoyo a las medidas que ha tomado el Gobierno en algunos aspectos que afectan al sector financiero, como los avales para la financiación de empresas o las moratorias hipotecarias, pero también ha advertido de que "es necesario que los Estados acierten" en sus decisiones.

El consejero delegado, Jaime Guardiola, ha recordado que el sector bancario es "una infraestructura básica" en estos momento para ofrecer financiación al tejido empresarial y también a las familias. "Por eso, vamos a seguir haciendo lo que llevamos haciendo desde 1881: acompañar a las personas y las empresas, anticipándonos y ocupándonos de sus necesidades".

Respaldo total

Los accionistas del Sabadell han apoyado la totalidad de los puntos fijados en la junta celebrada y en la que ha participado el 61,57% del capital. Entre los acuerdos adoptados está el reparto de un dividendo bruto por acción, con cargo al resultado del ejercicio de 2019, de 0,04 euros en efectivo por acción, de los que la mitad ya se abonaron a finales de diciembre y el resto se abonará a partir del 3 de abril.

Además, se ha aprobado el nombramiento de Mireia Giné como consejera independiente, una condición que ya había perdido Teresa García-Milá, aunque se mantendrá ligada al banco.

El presidente del Sabadell, José Oliu, también ha recordado el avance logrado el pasado ejercicio en materia de Gobierno Corporativo, con limitaciones a sus funciones ejecutivas y que eran asumidas por el consejero delegado. La intención es delimitar aún más dichas funciones durante 2020.

Artículos relacionados