BOLSA

Amadeus, tiempo para la recuperación

En estos días aciagos no hace más que crecer la lista de em­presas que vienen anun­ciado me­didas para ga­ran­tizar su li­quidez y su via­bi­lidad frente al golpe bajo pro­pi­nado por el co­ro­na­vi­rus. Entre las com­pañías más afec­tadas se en­cuen­tran las li­gadas al sector tu­rís­tico como Amadeus.

La empresa proveedora de soluciones tecnológicas para la industria del viaje, al igual que otras muchas, ha decidido tomar medidas preventivas con el fin de mitigar el impacto económico del brote vírico en su capacidad de generación de caja y, en consecuencia, en sus niveles de liquidez. Para ello ha optado por potenciar su flexibilidad financiera con tres grandes medidas.

La primera ha sido asegurarse 1.000 millones de euros en liquidez adicionales a los 1.660 millones ya disponibles, 660 millones ya en caja y otros 1.000 millones en líneas de financiación sin utilizar.

En segundo lugar, eliminará el dividendo con cargo a 2019, unos 330 millones pendiente de pagar, lo cual seguramente aprobará la junta de accionistas,

Y, por último, el grupo reforzará la eficiencia recortando gastos fijos y capex en torno a 300 millones de euros de caja al año. Medida que irán evaluando de forma trimestral.

Los expertos creen que el impacto de las restricciones por la pandemia vírica será especialmente significativo en el segundo trimestre con fuertes secuelas también para el tercer trimestre.

No obstante, confían en la fortaleza del grupo gracias a su posición de liderazgo en el sector en tecnologías para aerolíneas y a la diversificación hacia otras áreas en los últimos años tras haber entrado en negocios menos maduros y con mayores perspectivas de crecimiento. Entre ellos destacan los segmentos de aeropuertos, hoteles y medios de pago.

Pese a tener una importante capacidad para generar caja, esta se verá notablemente mermada a lo largo del año, comprometiendo sus niveles conservadores de endeudamiento con una ratio deuda neta Ebitda de 1,3 veces.

Con todo, solo en este mes, las acciones de la compañía se han desplomado cerca de un 40%, elevando su balance anual negativo por encima del 45%. Aunque es complicado aventurar cómo evolucionará el valor, los expertos creen que ya habría pasado lo peor y que podría encontrar un suelo firme sobre los 39,5 euros por acción.

En este sentido, muchos expertos siguen confiando en su recuperación en forma de U a partir del verano con perspectivas de volver a cotizar por encima de los 60 euros, aunque volver a los máximos del año pasado será otro cantar y le llevará mucho más tiempo.

Artículos relacionados