La AEB da la bien­ve­nida a los de­ta­lles del ju­goso plan de apoyos fi­nan­cieros

Los inversores extranjeros y la banca, financieros de lujo del Plan Sánchez

Los no re­si­dentes ma­nejan casi la mitad de la deuda, lo que cons­ti­tuye un res­paldo a la eco­nomía es­pañola

José María Roldan
José María Roldán, AEB.

El am­bi­cioso plan de 200.000 mi­llones de euros lan­zado por el Gobierno de Pedro Sánchez para pro­teger la eco­nomía y la sa­nidad es­pañolas de la fuerte des­ace­le­ra­ción que va a su­poner la caída de la ac­ti­vi­dad, por el con­fi­na­miento de la po­bla­ción en la lucha contra el co­ro­na­vi­rus, ya ha mo­vi­li­zado a sus fi­nan­cia­do­res, que puedan dar co­ber­tura a las ur­gentes ne­ce­si­dades del país. Los ex­pertos ase­guran que este pro­grama de in­ver­siones dis­pa­rará la ratio de deuda sobre el pro­ducto in­te­rior bruto (PIB) del 95,8% ac­tual al 106%.

La banca, junto a los inversores extranjeros, serán los prinicipales financiadores del ambicioso plan. Este martes, el Consejo de Ministros delineó las líneas prácticas de la financiación del programa de Sánchez. La Asociación Española de Banca (AEB) hizo público un comunicado en el que endosó su apoyo a los primeros 20.000 millones de euros que serán avalados por el sistema financiero.

El Tesoro ha carecido de dificultades para emitir bonos por importe de 5.000 millones de euros esta semana. Y parece que la racha continuará. La prima de riesgo había subido 0,7 puntos en las últimas semanas, hasta la zona de los 1,50 puntos, pero el anuncio del Plan Sánchez para luchar contra el coronavirus ha conducido a una bajada de más de 0,44 puntos. Este indicador mide lo que paga de más España por emitir títulos a diez años frente a Alemania y es un barómetro sobre la situación de la economía.

El Estado se ha comprometido a invertir 117.000 millones de euros en este programa, lo que supone casi 9,5 puntos del producto interior bruto (PIB). Lo que necesita ahora son inversores que estén dispuestos a prestar el dinero para llevar a cabo este plan.

Y no parece que nuestro país se vaya a quedar huérfano de inversores. Casi el 85% de la deuda pública la financian en este momento tres agentes del mercado: las entidades extranjeras, los bancos españoles y el Banco de España. Este último opera bajo mandato del Banco Central Europeo (BCE), como ejecutor de la política de compra de bonos para incrementar el dinero en circulación en el sistema y actuar contra la ralentización económica.

Avalistas de lujo

Los inversores no residentes constituyen el principal avalista del Estado español. Sus carteras de deuda rozan la mitad de los títulos del Estado en circulación. Manejan el 48,79% de la deuda a medio y largo plazo, según los últimos datos de la Dirección General del Tesoro. Esto supone títulos por valor de 480.094 millones de euros. Unas tenencias de bonos por parte de los extranjeros cercanas a la mitad de la deuda se considera como un indicador de la confianza en estos títulos y, por extensión, sobre el estado de la economía española.

Los bancos españoles cuentan con el 14,61%, lo que equivale a 143.766 millones de euros en bonos y obligaciones. En los últimos cinco años, han reducido a la mitad su inversión en estos activos. La tendencia que se ha acelerado con las compras del BCE. El Banco de España, a su vez, maneja bonos y obligaciones por un total de 212.598 millones de euros, lo que representa el 21,61% de la deuda a medio y largo plazo en circulación.

El Gobierno ha anunciado que el esfuerzo inversor en la lucha contra el coronavirus no computará como déficit, pero no se ha establecido cómo se va a considerar la deuda, por lo que el esfuerzo contra el coronavirus va a ensanchar los desequilibrios financieros de la economía española, al menos durante un tiempo.

Los expertos consideran que España no ha hecho los deberes en lo que a reformas estructurales se refiere y que en casos como el actual, va a notarlo. Señalan que otros países viven con una deuda externa del 35%, mientras en nuestro país, esta ratio se eleva hasta el 75%, lo que evidencia una dependencia excesiva del capital foráneo.

En cualquier caso, la solvencia de la deuda española parece garantizar el éxito del Tesoro en la captación de los fondos necesarios para apuntalar el esfuerzo que están realizando los ciudadanos y las empresas, para frenar esta terrible pandemia. Unos fondos necesarios para la victoria final ante el coronavirus.

Apoyo de la banca

Los bancos españoles han dado la bienvenida a la instrumentación de los primeros 20.000 millones de financiación avalada por el Estado de una línea total de 100.000 millones, que recoge el compromiso de los bancos de garantizar la liquidez y el crédito necesarios a las empresas y a los autónomos para que puedan superar las dificultades derivadas de la crisis sanitaria provocada por el COVID19, informo este martes la AEB.

“Este primer tramo de avales nos permite poner rápidamente el programa en marcha, comprobar que el mecanismo funciona y conocer la dimensión real de las necesidades de liquidez y financiación de nuestros clientes”, aseguró el presidente de la Asociación Española de Banca (AEB), José María Roldán.

Con el fin de contribuir a mantener la actividad económica en España y proteger el tejido productivo, los bancos ofrecen su total cooperación a las autoridades para poner en marcha las iniciativas dirigidas a paliar los efectos del coronavirus. Hasta el momento han puesto a disposición de autónomos, pymes y empresas más de 60.000 millones de euros.

Artículos relacionados