BOLSA

Duro Felguera, tiempo extra

El mer­cado está de­seoso de buenas no­ti­cias em­pre­sa­ria­les. Así lo de­muestra la in­tensa re­va­lo­ri­za­ción pro­ta­go­ni­zada por Duro Felguera en estos días nada más co­no­cerse que la Audiencia Nacional ha con­fir­mado la ile­ga­lidad de la de­ci­sión del Tribunal Económico Administrativo Central de no ad­mitir la sus­pen­sión so­li­ci­tada por el grupo in­dus­trial en 2017 de la deuda de­ri­vada del im­puesto de so­cie­dades pa­gado entre 2010 y 2012.

El origen de esta deuda se encuentra en la denegación por parte de la inspección de Hacienda de la aplicación de la exención a las rentas obtenidas por la Unión Temporal de Empresas (UTE) Termocentro, al considerar su operativa en el territorio nacional y no en el extranjero, como argumenta la compañía.

La decisión de la Audiencia Nacional supone el deber de anular tanto la providencia de apremio como los embargos notificados recientemente por la Agencia Tributaria, quedando la deuda suspendida cautelarme mientras no se pronuncie el Tribunal Económico Administrativo Central.

Un respiro para el grupo de ingeniería asturiano que, cuanto menos, gana tiempo en caso de que dicho tribunal dictaminase finalmente en su contra, lo que aún está por ver. Eso le ha permitido recoger mejor que nadie el alivio del mercado ante las inyecciones de liquidez anunciadas por el Banco Central Europeo y las medidas expansivas en materia fiscal aprobadas por el Gobierno español para hacer frente al coronavirus.

Este tiempo extra ha impulsado la cotización de Duro Felguera en cerca de un 60% en apenas dos sesiones, reduciendo su desplome anual a poco más de un 5% en medio del caos general provocado durante el mes de marzo por la propagación del coronavirus en España y por el resto del mundo. Con todo, el valor se mantiene en zona crítica a la espera de ir solucionando sus problemas financieros para los que está buscando desde hace tiempo un importante socio inversor.

Artículos relacionados