Muchos ges­tores creen que hay una opor­tu­nidad his­tó­rica a medio y largo plazo

Los grandes fondos empiezan a tomar posiciones en Bolsa a precios de saldo

Aunque puede haber más caídas a corto, hay em­presas que ya han to­cado suelo o están muy cerca

Colonial
Colonial

Los ope­ra­dores a corto se han adueñado del Ibex 35. El pa­sado vier­nes, una en­tidad fi­nan­ciera como Bankia se movió en el parqué en una franja entre 1 y 1,26 eu­ros, mien­tras que una in­mo­bi­liaria como Colonial lo hizo entre los 6,10 y los 7,98 eu­ros. Horquillas am­plí­si­mas, pro­pias de un pe­ríodo de vo­la­ti­lidad ex­tra­or­di­naria que están po­niendo una al­fombra de plata a los in­ver­sores más es­pe­cu­la­tivos del mer­cado. Ni si­quiera el veto a las ventas a corto la ha fre­nado.

Pero la intensa y mayoritaria actividad de los 'brokers' que tratan de aprovechar los violentos giros de los precios, en cuestión de minutos en algunos casos, no oculta que también los inversores más grandes y estables del mercado español están tomando numerosas decisiones. Y la mayor parte de las mismas son de compra, más o menos importantes pero significativas teniendo en cuenta el ambiente de histeria que ha generado el coronavirus.

"Muchos de nuestros mejores clientes están empezando a tomar posiciones, porque creen que el desplome de los precios ofrece una posibilidad histórica de hacer cartera a medio y largo plazo. No todo vale porque el Ibex 35 haya puesto en peligro por momentos el nivel de los 6.000 puntos, pero hay compañías muy buenas, grandes y líquidas con precios tan castigados que están llamando la atención de los grandes inversores", señalan en un gran 'broker' nacional.

Empresas como Telefónica, IAG, Repsol o ACS han visto como algunos de sus accionistas de referencia se han reforzado en el capital cuando más jarreaban las ventas en bolsa. Unos movimientos todavía tímidos en su mayor parte, pero que indican que a estos niveles hay cada vez más inversores que no quieren dejar pasar la oportunidad. Algunos de los grandes daminificados por el coronavirus ya rebotaron con fuerza en el 'rush' final de la semana pasada.

"Hay algunos gestores que han visto como sus carteras se han desplomado un 30% ó un 40% y siguen estado de 'shock'. Pero hay otros que. o porque han sufrido menos. o porque estaban en liquidez, tienen mucha potencia de fuego. Estos son los que están canalizando las compras en el mercado. Nadie quiere apurar tanto que le escape la opción de hacer cartera a precios que en algunos casos a lo mejor no se vuelven a ver", explican en una gestora extranjera.

En las casas de bolsa detectaron la semana pasada un fuerte crecimiento de las órdenes de inversores finales. Y creen que seguirá avanzando en los próximos días a la vista de que los activos considerados tradicionalmente como refugio han dejado de ejercer como tal. "Hay mucho interés por las compañías con dividendos más blindados, como las 'utilities'. La bolsa impone mucho respeto, pero a estos precios es la opción número uno de cada vez más gestores" explican fuentes bursátiles.

En paralelo, el desplome incluso de la rentabilidad de los bonos de mayor calidad hace que los el dinero apenas tenga alternativas. Los más conservadores podrán aceptar rentabilidades negativas a cambio de huir del tiovivo de los mercados, pero esta opción no es aceptable para quienes han perdido mucho mucho durante esta crisis y necesitan recuperar cuanto antes parte del terreno perdido. Un objetivo en el que ya están algunos de los grandes accionistas del Ibex 35.

Artículos relacionados