Las dos po­ten­cias temen un hi­po­té­tico 'crash' de los mer­cados oc­ci­den­tales y del dólar

Rusia y China se protegen con oro frente a la caída de los mercados

Podrían llegar a com­prar hasta 60.000 to­ne­ladas si qui­sieran imitar la po­lí­tica de los es­tados oc­ci­den­tales

bolsa
bolsa

Rusia y China están com­prando oro a es­puer­tas. La ame­naza de una pró­xima crisis eco­nó­mica en Estados Unidos ha con­du­cido a estos dos países a con­vertir a este metal pre­cioso en un ins­tru­mento de poder para cuando llegue ese mo­mento. China solo dis­pone del 2,9% de sus re­servas en oro y cuenta con una ca­pa­cidad de compra de 55.000 to­ne­la­das, si de­ci­diera elevar su te­nencia hasta el 60%, que es lo ha­bi­tual en todos paí­ses. Rusia se en­cuentra en el 20% y po­dría ad­quirir unos 5.000 mi­llones de to­ne­la­das, para “homologarse”.

Rusia se convirtió el pasado año en el mayor comprador de oro del mundo. Adquirió un total de 159 toneladas del metal amarillo, hasta situar sus tenencias en 2.271,2 toneladas. Son datos del Consejo Mundial del Oro, la autoridad mundial en este mercado, una asociación constituida por las principales empresas extractoras de esta materia prima.

Rusia es la quinta potencia del mundo en oro. Le sigue China, que compró unas 100 toneladas de oro en el pasado ejercicio, hasta situarse en la sexta posición del ránking, con 1.948,3 toneladas.

Chinos y rusos están comprando oro como locos y han devuelto a esta materia preciosa al papel como activo refugio que había atesorado hasta finales del siglo pasado. Ambos países están convencidos de que Estados Unidos está condenado a sufrir una crisis y que una de las principales señales de la cercanía de este “maelstrom” es la debilidad que había registrado el mercado de bonos antes de la pandemia del Coronavirus.

China y Rusia están comprando oro, en definitiva, para estrechar el control del mundo, convirtiéndose en los abanderados de un movimiento de países no de primera fila que decidieron lanzarse a la adquisición de este metal.

La mayoría de las compras de oro de los últimos años las han realizado cuatro países que, de forma silenciosa, buscan un mayor poder en la escena económica mundial. Kazajistán y Turquía han acompañado a Rusia y China en esta cruzada de poder.

“Putin está llevando a cabo lo que se llama una "desdolarización". Consciente de las sanciones de los Estados Unidos, Rusia se está posicionando para no depender de las tenencias del dólar estadounidense”, comenta Marin Katusa en InternationalMan.com, la web del economista liberal y defensor del mercado libre Doug Casey.

Las reservas de oro de China se encuentran en la actualidad en el 2,9% del total, mientras que Rusia ya ha alcanzado el 20%. Países como Estados Unidos disponen oro por el 77% de sus tenencias totales de activos, mientras Alemania cuenta con el 73,5%, Italia tiene el 68,3% y Francia, el 63,2%.

Las posibilidades de crecimiento de estas reservas en el caso ruso podrían rondar los 5.000 millones de toneladas. En cuanto a China, equipararse a los países occidentales supondría una demanda descomunal de oro. Del orden de las 55.000 toneladas.

“China está diversificando sus reservas de divisas fuera del dólar y hacia el oro. Esto llevará muchos años, pero es una buena estrategia. Los principales países occidentales poseen más del 60% de sus reservas de divisas en oro”, advierte Marin Katusa.

Artículos relacionados