BOLSA

Inditex opta por la prudencia

Dicen que los buenos ju­ga­dores son aque­llos donde está la pe­lota, pero que los grandes ju­ga­dores siempre se si­túan allá donde va a estar la pe­lota. Quizá por eso Inditex se en­cuentra en la élite em­pre­sa­rial.

La compañía textil ha cerrado su año fiscal en enero con un beneficio neto 3.369 millones de euros gracias a un sólido comportamiento operativo. Esta cifra supone un crecimiento del 6% respecto a los 3.444 millones contabilizados de un año antes, a pesar de realizar una provisión de 287 millones de euros como medida preventiva para paliar los efectos que pueda causar la pandemia del Covid-19. Sin ese acopio de reservas las ganancias del grupo textil con sede en Galicia habrían mejorado un 12%.

El beneficio bruto de explotación, Ebitda, fue de 7.598 millones, frente a los 5.457 millones del año anterior. Sin la provisión realizada con el fin de ajustar el efecto económico de la pandemia vírica sobre el inventario de la próxima campaña de primavera–invierno, esta magnitud hubiera crecido un 44,5%.

Las ventas alcanzaron los 28.286 millones, un 8% más, gracias a su fuerte desempeño operativo. El margen bruto se situó en 15.806 millones, un 7% interanual más, y representó el 55,9% de las ventas. Al cierre del ejercicio, la compañía operaba 7.469 tiendas tras realizar aperturas en 43 mercados.

De momento, reconocen en Inditex, es difícil cuantificar el impacto futuro en sus operaciones en 2020, por lo que han decidido mantener un estrecho seguimiento de los acontecimientos, confiada en la fortaleza del modelo de negocio y su ventaja competitiva a largo plazo. Por ahora, la dirección del grupo ha reiterado las estimaciones de crecimiento a largo plazo de las ventas comparables en torno al 5%.

Con todo, han optado por la prudencia al apuntar que no se dan las condiciones necesarias para tomar una decisión sobre el reparto de dividendo a cuenta del pasado ejercicio debido a la incertidumbre general. Por este motivo, el grupo ha optado por destinar a reservas la totalidad del resultado y remitir a un consejo de administración previo a la junta general de accionistas del próximo julio una propuesta definitiva sobre el reparto.

Si bien la situación actual ha hecho saltar por los aires todos los perfiles técnicos, los expertos creen que la acción de Inditex cuenta con suelo firme sobre los 20 euros, sobre todo, tras el abrupto ajuste del mercado. A partir de ahí todo apunta, siempre con la lógica prevención actual del mercado, hacia una posible recuperación a final de año de los niveles anteriores a la crisis, lo cual supondría un rebote superior al 30%.

L

Artículos relacionados