"La prio­ridad debe ser la pro­tec­ción de la salud de los ciu­da­da­nos", ase­gura la or­ga­ni­za­ción

El Círculo de Empresarios endosa las medidas de Sánchez pero reclama más apoyos fiscales

Recalca que la crisis será "temporal y pa­sa­jera" y au­gura una "rápida" re­cu­pe­ra­ción

John de Zulueta, pte. Círculo de Empresarios.
John de Zulueta, pte. Círculo de Empresarios

El Círculo de Empresarios ha re­cal­cado que la crisis eco­nó­mica de­ri­vada de las me­didas para frenar la ex­pan­sión del virus Covid-19 "no es como la de 2008, es tem­poral y pa­sa­jera" y, por lo tanto, confía en que "la eco­nomía se re­cu­pe­rará rá­pido en cuanto la crisis sa­ni­taria esté con­tro­lada y des­apa­rezca la ele­vada in­cer­ti­dumbre que ge­ne­ra". Reclama, sin em­bargo, me­didas fis­cales más con­tun­den­tes, aunque des­taca que "la prio­ridad debe ser la pro­tec­ción de la salud de los ciu­da­da­nos", en cual­quier caso.

Así, en una declaración emitida este miércoles señala que España no tiene "un sistema financiero vulnerable ni una burbuja inmobiliaria", pero para acelerar la recuperación ha reclamado "medidas de estímulo fiscal" para que los Estados de la Unión Europea que se encuentren "sin margen", como España, puedan afrontar la crisis con mejoes perspectivas.

Asimismo, esta organización asegura que la crisis "no podrá ser superada con éxito sin la ejemplar involucración y comrpomiso" que, a su juicio, "está ya demostrando la sociedad civil". "La prioridad debe ser la protección de la salud de los ciudadanos", asegura.

CELEBRA "MEDIDAS REALISTAS" Y EL "ALEJAMIENTO" DEL POPULISMO

En su comunicado, el Círculo de Empresarios espera que el Banco Central Europeo aplique "la suficiente contundencia para afrontar eventuales escaladas de primas de riesgo" y así permitir la cobertura ante las medidas que apliquen los diferentes gobiernos.

Y es que, tal y como sostienen, las medidas adoptadas provocarán "una rápida e intensa caída de la actividad", ante la cual las empresas necesitan financiación y "flexibilidad para mantener sus plantillas". Por ello, celebran tanto la línea de avales concedida como las facilidades para aprobar ERTEs, medidas aprobadas por el Gobierno en su último decreto ley.

En este sentido, el Círculo de Empresarios celebra el "alejamiento de medidas populistas y un viraje hacia otras más realistas" en materia laboral y fiscal, y cree que este cambio "debería mantenerse en el tiempo".

Más críticos se muestran con las medidas aprobadas para los autónomos, que esperan que puedan ser "completadas" en próximos decretos, para los que piden considerar "medidas extraordinarias" de reducción de impuestos y cotizaciones sociales y aplazar cualquier iniciativa para incrementarlos.

Declaración del Círculo de Empresarios

A continuación, la declaración íntegra del Círculo de Empresarios:

"La crisis sanitaria a que nos enfrentamos no tiene precedentes y no podrá ser superada con éxito sin la ejemplar involucración y compromiso que está ya demostrando la sociedad civil. La prioridad debe ser la protección de la salud de los ciudadanos y de los servicios sanitarios necesarios para su atención.

A pesar de las dudas iniciales, confiamos en que el Banco Central Europeo asegurará el funcionamiento de la transmisión de la política monetaria y aplicará la suficiente contundencia para afrontar eventuales escaladas de primas de riesgo. Es necesario asegurar que esa inyección de liquidez llegue a las empresas para sostener su actividad durante los momentos difíciles, preservando las constantes vitales del sistema productivo. La línea de avales con garantía del Estado por 100.000 millones de euros anunciada por el gobierno es una buena noticia y debería entrar en funcionamiento lo antes posible. No supone ahora un aumento del gasto público, y permitirá que el volumen de liquidez extraordinario que ofrece el Banco Central Europeo pueda llegar a las empresas superando los controles de solvencia de la banca comercial.

Los restantes 100.000 millones de euros anunciados incluyen solo unos 17.000 millones de dinero público. Pero esta situación ya muestra un significativo impacto sobre la economía, por sus efectos simultáneos sobre la oferta y la demanda y, por tanto, sobre la sociedad. Provocará una rápida e intensa caída de la actividad que pondrá en riesgo la sostenibilidad de negocios y empleos durante un período de tiempo aún difícil de determinar. Las empresas necesitan disponibilidad de financiación para superar esta etapa y flexibilidad para mantener sus plantillas. No podemos permitirnos una crisis de liquidez y solvencia que se transmita a todo el sistema productivo.

Esta crisis no es como la de 2008, es temporal y pasajera. Ya no tenemos un sistema financiero vulnerable ni una burbuja inmobiliaria. La economía se recuperará rápido en cuanto la crisis sanitaria esté controlada y desaparezca la elevada incertidumbre que genera, en un entorno favorable de bajos precios del petróleo.

Pero para acelerar la recuperación necesitaremos medidas de estímulo fiscal para las que algunos Estados miembros estamos sin margen, como desde el Círculo de Empresarios venimos insistiendo. Habría sido muy conveniente contar con un instrumento fiscal europeo. En estas circunstancias difíciles es necesario demostrar con hechos a los ciudadanos europeos y al mundo el compromiso de avanzar hacia una Unión Europea más unida, integrada y solidaria.

En definitiva, es hora de que todas las instituciones públicas y privadas, todos los ciudadanos, demostremos nuestro compromiso de colaborar en el objetivo común de remontar la situación cuanto antes. Y de que nuestros partidos políticos muestren una capacidad de priorización de los intereses generales y de pacto que parecía haber desaparecido en nuestra democracia. Solo así superaremos cuanto antes el impacto de la pandemia y de sus consecuencias económicas y sociales".

Artículos relacionados