BOLSA

Rovi, argumentos contra el miedo

A dónde vamos a ir a pa­rar, señalan los ex­per­tos, cuando hasta la co­ti­za­ción de los la­bo­ra­to­rios far­ma­céu­ticos se hunden sin pa­lia­tivos en las bol­sas. Todo está des­ma­drado y ca­rece de cual­quier sen­tido ló­gico, añaden otros in­ver­sores ca­mu­fla­dos.

Incluso la solidez de negocio y los ingresos recurrentes de uno de los sectores mejor preparados para afrontar los efectos económicos de una pandemia han dejado ya de ser suficientes argumentos en un ambiente de pánico e histeria.

Para botón de muestra no hay más que observar el caso de Rovi. Las acciones del laboratorio de especialidades farmacéuticas se han desplomado cerca de un 15% a pesar de contar con un negocio sólido y en crecimiento respaldado una fuerte inversión en I+D que le ha permitido duplicar su beneficio en el último año.

El grupo ha logrado cerrar 2019 con una ganancia de algo más de 39 millones de euros y un Ebitda de 61 millones de euros, más del doble en ambos casos respecto al ejercicio anterior gracias en un sólido crecimiento de sus ingresos operativos del 26%, hasta los 381,2 millones.

Cifras récord apoyadas en la excelente evolución de la franquicia de heparinas de bajo peso molecular y la fabricación a terceros, lo cual ha permitido a la compañía reiterar sus previsiones para 2020 con un crecimiento de los ingresos operativos por debajo de los dos dígitos.

El laboratorio, además, cuenta con una alta diversificación geográfica como de producto que le permite afrontar los vaivenes con mayor garantía. Tras proceso de expansión internacional llevado a cabo en los últimos años cuenta ya con filiales en Portugal, Alemania, Reino Unido, Italia y Francia. Todas ellas con una amplia cartera de más de 40 productos comercializados, entre los que destaca la Bemiparina, vendida ya en 56 países de todo el mundo.

También destaca la comercialización de biosimilar de enoxaparina comercializado en Europa desde 2017. En este tiempo, el laboratorio ha seguido desarrollando la tecnología de la Plataforma ISM® desde la cual ha desarrolla un nuevo medicamento, el Doria, un sistema inyectable de liberación prolongada aplicado en el tratamiento de la esquizofrenia, con grandes proyecciones de éxito.

Con el biosimilar de enoxaparina como motor a corto plazo y las elevadas expectativas del lanzamiento de Doria en Europa en 2021 y en EEUU en 2022, Rovi confía en cumplir sus ambiciosas previsiones de doblar ingresos operativos y multiplicar por 2,5 el Ebitda en 2023 respecto a 2018.

Motivos suficientes para que los operadores vean los actuales castigos del mercado de más de un 10% en apenas una semana, en un entorno atípico, como una excelente oportunidad para ir engordando la cartera a buenos precios.

Salvo que el mercado entre ya en una fase más aguda de locura vendedora, los expertos técnicos no creen que el valor vaya a perder la sólida referencia que encuentra sobre los 20 euros. Un riesgo, en cualquier caso, asumible si se compra cerca de ese nivel y teniendo en cuentas las altas probabilidades de un rebote por encima de los 25 euros por acción una vez se supere el desastre económico generado por la pandemia se encontraría cera de estar ya casi todo descontado.

Artículos relacionados