BOLSA

Santander, toda una bicoca

Aunque to­davía es pronto para ca­li­brar el im­pacto eco­nó­mico de la pan­demia del co­ro­na­virus en su cuenta de re­sul­ta­dos, Banco de Santander ha rea­li­zado un cálculo previo del efecto ne­ga­tivo del torno de un 5% en su be­ne­ficio de 2020.

Una estimación que dependerá de cómo evolucione la situación vírica en los países donde se encuentra presente, especialmente en España, según la presentación enviada por la entidad a la CNMV con motivo de la intervención de la presidenta, Ana Botín, en una conferencia organizada por el banco de inversión estadounidense Morgan Stanley.

La firma española confía en que se produzca un escenario en forma de V. Es decir, una fuerte recuperación una vez superada la crisis que podría limitar al impacto final en el conjunto del ejercicio a un 5% de las ganancias. Estimación que podría mejorar al no incluir las medidas de mitigación adoptadas por el grupo para contener y paliar los efectos de la pandemia.

De hecho, el Santander no ha remitido ningún impacto y no espera cambios significativos en los resultados del primer trimestre derivados del duro golpe propinado por el coronavirus a la sociedad española El banco espera que el beneficio subyacente en los tres primeros meses se sitúe en línea con trimestres anteriores.

La entidad asegura encontrarse muy bien posicionada para resistir incluso un escenario de mayor estrés y confía en terminar este año en la parte alta de su horquilla de previsiones con un objetivo de capital del 12% frente al 11,65% actual.

Para ello, el banco asegura haber tomado todas las medidas necesarias para proteger a sus empleados, clientes y accionistas, para dar continuidad a su negocio y seguir cumpliendo sus obligaciones con todos sus grupos de interés.

Un cierto optimismo en medio de las turbulencias que ha venido a certificar el banco de inversión Goldman Sachs. La firma estadounidense ha reiterado su recomendación de compra con un precio objetivo de 4,99 euros por acción que vendría a más que duplicar su precio actual.

Un consejo fundamentado en cuatro grandes pilares del grupo como son el perfil de Rote -rentabilidad sobre capital tangible superior a la media de la banca europea-, unos múltiplos en niveles atípicamente bajos en su historia, buena diversificación geográfica y de negocio, y la capacidad para gestionar el impacto en los mercados de divisas y petróleo.

La acción del Santander, con resultados mil millonarios el año pasado, acumula una caída del 45% este ejercicio. Su capitalización se ha reducido a poco más de 33.700 millones de euros lo que ha elevado su rentabilidad por dividendo por encima del 11% y reducido su PER a poco más de 5 veces. Toda una bicoca si logra confirmar sus buenas previsiones.

Artículos relacionados