ACS, Acciona, Ferrovial y Colonial, víc­timas de un nuevo lunes negro del Ibex-35

El mercado inmobiliario entró en caída libre en enero mucho antes del coronavirus

La pa­ra­li­za­ción de la eco­nomía pro­vo­cará caídas “impredecibles” en los pró­ximos meses

ACS
ACS

El mer­cado in­mo­bi­liario co­mienza a dar signos de re­ce­sión tras el cierre de 2019 con un des­censo del 3,3% y el hun­di­miento de un 7,7% en la venta de casas en enero pa­sado. La ley Hipotecaria, la in­cer­ti­dumbre po­lí­tica de los úl­timos meses y el golpe que ases­tará el co­ro­na­virus pueden pro­vocar una caída ahora mismo im­pre­de­ci­ble. Informes de or­ga­nismos prevén que el PIB mun­dial no re­cu­pe­rará los ni­veles pre­vios a la pan­demia hasta 2022.

La compraventa de viviendas cayó en enero un 7,7% respecto a igual mes de 2019, hasta sumar 46.927 operaciones, la menor cifra registrada en un mes de enero, según el Instituto Nacional de Estadística (INE).

El retroceso registrado en el primer mes de 2020 fue consecuencia de la disminución de operaciones sobre viviendas usadas en un 1,2%, hasta 38.443 transacciones y del descenso de un 8,8% en la compraventa de viviendas nuevas, hasta 8.484 operaciones. El 91,4% de las viviendas transmitidas en el primer año fueron viviendas libres y el 8,6% viviendas protegidas.

Sin pronósticos claros

Los expertos no se atreven a hacer un diagnóstico predecible sobre lo que puede suceder en los próximos meses por la situación actual y la dimensión que puede alcanzar el coronavirus en la economía española. Todos los sectores, incluido la construcción, están siendo duramente golpeados, sin saberse cuándo se detendrá.

Las constructoras han comenzado la semana en Bolsa arrastradas por el hundimiento del resto de los mercados. Las tres grandes, ACS (-13,95%), Acciona (-9,60%) y Ferrovial (7,93%), registraron fuertes caídas al igual que Sacyr (-16,38%), FCC (-8,71%) y Colonial (-12,6%).

La construcción y el inmobiliario van a ser, junto con el turismo, el transporte aéreo, y la automoción, los sectores que más van a sufrir los efectos del coronavirus. Las ayudas a la sanidad, las prestaciones sociales y las rebajas fiscales a empresas y autónomos que serán necesarias afrontar se llevarán una gran parte del gasto de los presupuestos de 2020 y las infraestructuras tendrán grandes recortes.

Respecto al mercado inmobiliario, es pronto para ver las repercusiones que puede tener sobre las ventas aunque, según el jefe de estudios de pisos.com, Fernando Encinar “todo apunta a que el primer semestre acabará arrojando unos datos no vistos desde 2009 o 2010”.

El director de estudios y formación de Fotocasa, Ismael Kardoudi, piensa, por su parte, que todo se verá “truncado” por la crisis que se está viviendo, debido a la paralización de la economía, “que hará que, durante meses, el número de compraventas baje con fuerza”.

El arrastre mundial

Estas malas previsiones se deben, en su mayor parte, a la crisis mundial que la pandemia del coronavirus va a provocar aunque mala la situación venía arrastrándose de meses atrás. La compraventa de viviendas cayó en 2019 un 3,3%, lo que provocó el primer retroceso desde 2013. El impacto de la Ley Hipotecaria y la inestabilidad política han sido los dos factores que más han influido en el enfriamiento del mercado inmobiliario.

Ahora, la situación se ha complicado mucho más por todo lo que se está viviendo en todo el mundo. Las economías de las grandes superpotencias van a quedar muy tocadas sin saber cuándo va a tocar fondo.

La Reserva Federal de Estados Unidos ha inyectado otro medio billón de dólares (448.280 millones de euros) para garantizar el suministro de liquidez al sistema. La Fed ha vuelto a actuar después de recortar el fin de semana los tipos de interés del dólar en 100 puntos básicos -bajarlos hasta el 0%-, y lanzar un programa de compra de 700.000 millones de dólares en deuda pública hipotecaria (627.310 millones de euros).

Los expertos del Research Institute de Aberdeen Standard Investments pronostican que el PIB mundial no recuperará los niveles previos al coronavirus hasta 2022 pero se evitará la recesión. El escenario que barajan es que la economía global registrará una recuperación en forma de ‘U’, lo que significa que la epidemia golpeará con fuerza a la economía global en un periodo no muy largo de tiempo y no habrá recesión técnica.

Ahora bien, por lo que respecta a la Eurozona, sí existe riesgo de que haya recesión. El Research Institute de Aberdeen Standard Investments considera que una respuesta coordinada de los bancos centrales y una reacción fiscal agresiva ayudarían a recuperar el crecimiento en el cuarto trimestre de 2020.

Artículos relacionados