LA SEMANA BURSÁTIL

La Bolsa está para valientes

Echar en estos días un vis­tazo al mer­cado re­sulta de­sola­dor. En las cinco úl­timas se­sio­nes, el Ibex 35 se ha des­plo­mado un 21% una caída sin anales en el re­gistro his­tó­rico. El se­lec­tivo ha caído hasta los 6.629 pun­tos, su peor nivel desde 2012 cuando España es­taba al borde de la sus­pen­sión de pagos y del res­cate fi­nan­ciero.

Un espectacular retroceso contra el cual las empresas españolas tratan de luchar reforzando sus programas de compra y estabilización de cartera. La estrategia del avestruz que no parece vaya a solucionar nada. Los expertos creen, por el contrario, que se trata de una medida contraproducente al retraer recursos en un momento en que las compañías deberían poner todos sus esfuerzos en acometer más inversiones en mejora de tecnología e I+D para salir cuanto antes de la crisis.

Pero el miedo es libre y ver la cotización por los suelos no es plato de buen gusto. Para los accionistas es además un pequeño premio con la mejora de la rentabilidad por dividendo.

La respuesta de las autoridades europeas tampoco está siendo nada alentadora. Una de las más criticadas ha sido la falta de acción por parte del BCE en la última reunión de la entidad. Lagarde, superada por las circunstancias, se ha limitado a anunciar una mayor compra de deuda e inyectar algo más de liquidez cuando el mercado esperaba medidas muchos más contundentes.

Esta pasividad, junto a las dudas sobre las medidas adoptadas por parte de las autoridades locales, provocaron el pasado jueves la mayor caída jamás vista en una sola sesión en buena parte de los mercados europeos. Y en estos casos, como dicen los abuelos, más vale que zozobre que no que zofalte. En situaciones extremas más vale pecar por exceso que no por defecto.

En este escenario de derribo, pese a todo, los operadores más avezados insisten en recomendar calma, cabeza fría y no dejarse llevar por el pánico. Aseguran que el mercado se ha enfrentado en muchas ocasiones a situaciones complicadas y siempre ha salido adelante. En este sentido aconsejan ir a contracorriente, aprovechando los desplomes para engordar la cartera pues a medio y largo plazo, parecen convencidos de ello, la situación se habrá estabilizado.

En cualquier caso, el mercado está ahora, en medio del estado de alarma, principalmente para valientes o inversores con dinero capaces de aguantar nuevas recaídas antes del final de la crisis. Los expertos esperan que la epidemia en España alcance su pico en la primera semana del mes de abril y que a partir de ahí se vaya superando progresivamente la enfermedad. Pero eso, a día de hoy, no son más que conjeturas.

Calendario semanal de Bolsa

Con los nervios a flor de piel, los datos macroeconómicos parecen quedar en un segundo plano. Y encima, el próximo viernes se producirá el primer vencimiento serio de derivados del año con la cuádruple hora bruja que amenaza con añadir aún más tensión a los mercados financieros.

De momento, este lunes, los inversores deberán estar atentos a la producción industrial y las ventas al por menor que llegarán desde China y al índice de la Fed de Nueva York.

Para la sesión del martes se esperan la producción industrial de Japón, el paro en el Reino Unido, el índice de confianza empresarial AEW en Alemania, así como la producción industrial, la capacidad de utilización y la confianza constructora NAHB que llegarán desde EEUU.

El miércoles destacan las cifras de la balanza comercial de Japón y de la Zona Euro, sede donde también llegará la inflación de febrero. Al otro lado del Atlántico se darán a conocer la construcción de nuevas viviendas, los permisos de construcción. Este día, sin embargo, todas las miradas se centrarán en la reunión de la Reserva Federal después de la rebaja de tipos de medio punto realizada por sorpresa hace un par de semanas. La entidad no descarta nuevos ajustes para combatir los perniciosos efectos económicos del coronavirus. La decisión se conocerá ya con los mercados europeos cerrados.

La agenda financiera internacional del jueves vendrá marcada por la inflación de Japón, el índice de la Fed de Filadelfia, así como por la venta de viviendas de segunda mano y el índice de indicadores en EEUU.

La semana bursátil se cerrará el viernes con la balanza comercial española en un día en que Japón permanecerá cerrado por la celebración del festival del equinoccio de primavera. Un día que se espera además especialmente intenso por el vencimiento de derivados.

Artículos relacionados