Los re­pre­sen­tantes sin­di­ca­les, además del caso Cenyt, cen­suran la pre­sión co­mer­cial

Torres (BBVA) esquiva el caso FG-Villarejo en su discurso a la junta

Luis del Rivero so­li­cita que la pre­si­dencia de honor sea a tí­tulo pós­tumo para Ybarra

Aspecto lamentable de la junta del BBVA.
Aspecto lamentable de la junta del BBVA.

El pre­si­dente del BBVA, Carlos Torres, ha in­ten­tado pasar de pun­ti­llas por el caso FG-Villarejo du­rante su dis­curso en la junta de ac­cio­nis­tas, aunque casi todas las in­ter­ven­ciones han in­ci­dido a este turbio asunto. Torres ha re­cu­rrido al ya co­no­cido ar­gu­mento de su dis­po­si­ción a co­la­borar con la Justicia. Luis del Rivero, ex­pre­si­dente de Sacyr, ha sido uno de los más con­tun­den­tes, mien­tras que los sin­di­catos han cri­ti­cado el mal­trato a la plan­ti­lla.

El escenario de la junta de accionistas del BBVA durante este año en el Palacio de Euskalduna ha variado de manera significativa, con la única presencia del presidente, Carlos Torres; el consejero delegado, Onur Genç, y el secretario del consejo, Domingo Armengol. El resto del consejo de administración se ha centrado en las filas inferiores.

Este cambio escenográfico ha estado motivado por la reducción de asistentes ante la pandemia del coronavirus que, aparentemente, debe preocupar mucho a Carlos Torres que se ha frotado de manera reiterada las manos con algún producto antiséptico.

Menos preocupación ha mostrado el presidente del BBVA por el caso FG-Villarejo, al que ha dedicado muy poco tiempo en su discurso y ya al final del mismo. "Ahora hay que dejar que la Justicia haga su trabajo. Nosotros seguiremos actuando con total determinación y diligencia, colaborando con la Justicia en el esclarecimiento de los hechos, bajo el liderazgo del Consejo de Administración, cuyos miembros no tienen conexión alguna con el caso".

Sin embargo, en el turno de preguntas de los accionistas ha reaparecido este asunto, con la destacada participación del que fuera presidente de Sacyr y uno de los supuestos investigados por su intento de hacerse con el control del BBVA bajo la presidencia única de Francisco González (FG) en 2004.

Luis del Rivero ha criticado que él y su familia sufrieron la intervención de 869 llamadas en su momento y ha acusado de "ignorancia deliberada" tanto al actual consejo de administración del BBVA como al expresidente González, al que ha ridiculizado al comparar su declaración ante el juez García Castellón -repartiendo estopa y responsabilidades a sus subordinados por el espionaje de Villarejo- a la asunción de todas las responsabilidades de Emilio Ybarra, anterior presidente, por el caso de las cuentas secretas de Jersey.

Por ese motivo, Luis del Rivero ha pedido durante su intervención en la junta de accionistas que se retire "definitivamente" la consideración de presidente de honor a FG y que se conceda esa consideración "a título póstumo" a Emilio Ybarra, que falleció a finales de 2019.

Quejas de la plantilla

Los representantes sindicales, tal y como ya estaba previsto, han cargado de manera especial contra la cúpula del BBVA por la excesiva presión comercial que sufren. La representante de CCOO, Isabel Gil, ha criticado de manera dura "la obsesión insana en las ventas digitales sin considerar si el perfil del cliente es o no digital".

Esta misma representante sindical ha sido la que más ha incidido, entre el resto de los sindicalistas, en el caso Cenyt y en el rastreo de las llamadas de los empleados con algunos periodistas de información económica.

Carlos Torres, en este sentido, ha defendido que deben existir controles internos sobre asuntos confidenciales y se ha limitado a un compromiso con el resto de las intervenciones de los sindicatos a escuchar su problema y "atenderemos cuestiones concretas".

Artículos relacionados