El ex jefe de Prensa de Francisco González se en­tre­vistó con Arbizu, Corrochano y "miembros" del equipo ju­rí­dico del banco

Javier Ayuso retiró ante el juez sus sospechas sobre FG pero tampoco lo exculpó

Su de­cla­ra­ción ante la Audiencia con­firma con­tactos con el BBVA antes de la aper­tura del su­mario sobre ex co­mi­sario

Documento del sumario.
Documento del sumario.

Javier Ayuso, el que fuera jefe de Prensa de Francisco González en los pri­meros años de su pre­si­dencia del BBVA, re­tiró sus sos­pe­chas, ex­pre­sadas en un pro­grama de TVE1, de que FG con­tra­tara o su­piera que el ex co­mi­sario José Villarejo rea­li­zara la­bores de es­pio­naje para la en­ti­dad, según muestra su de­cla­ra­ción de 18 mi­nutos ante el juez Garcia Castellón que ins­truye el caso. Ayuso ad­mite en­cuen­tros con BBVA pos­te­riores a su sa­lida del banco, en 2009, poco antes de la aper­tura del pro­ceso por Anticorrupción ad­mi­tiendo que se en­tre­vistó con Eduardo Arbizu, Julio Corrochano y "miembros" del ser­vicio ju­rí­dico del banco.

Ayuso, que en otros casos penales ha hecho valer su condición de testigo protegido por la ley de Secretos Oficiales por su trabajo para la Casa Real, declaró en calidad de testigo ante la Audiencia y respondió durante 18 minutos a las preguntas de uno de los dos fiscales de Anticorrupción. En la declaración niega estar al tanto de los trabajos para BBVA de Cenyt, la instrumental de Villarejo para facturar más de 10 millones de euros al banco, o incluso ser consultado por FG al respecto.

En su declaración, a la que ha tenido acceso www.capitalmadrid.com, el periodista admite que FG, él y "otras personas del banco" se reunían periódicamente para trazar la estrategia defensiva contra el intento de entrada de la constructora Sacyr en el accionariado del BBVA, que califica de ser demasiado "reactiva", para su juicio y propuestas, mucho más "proactiva". Asegura, en este sentido, que jamás FG le informó de los trabajos de Villarejo para el banco ni que el ex presidente imputado aportara documentación, "que yo recuerde", que indujera a pensar en que tenía otras fuentes de información ocultas.

El testimonio categórico de Ayuso contrasta con su propia afirmación, en los Desayunos de TVE el pasado cuatro de julio de 2019, de que Francisco González "probablemente conocía" que el BBVA había contratado y abonado más de 10 millones de euros a Cenyt y Villarejo por espiar a lo que en todo el sumario se conoce como el "grupo hostil" al BBVA: el ex ministro socialista Miguel Sebastián; el ex vicepresidente de la CNMV Carlos Arenillas, y los empresarios Juan Abelló y Luis del Rivero, ex presidente de la constructora Sacyr, amén de numerosos periodistas "no proclives".

Ayuso, que percibió más de 12 millones de euros del BBVA en concepto de indemnización y fondo de pensiones por casi doce años de trabajo (la mayor que ha recibido un jefe de prensa en una entidad o empresa, casi un millón por año), admitió -a preguntas del fiscal- que su declaración en TVE1 fue una mera "mera especulación". Este hecho ha sorprendido a los abogados de las partes implicadas en el sumario, habida cuenta que es impropio de un periodista que ha trabajado incluso para la Casa Real realizar este tipo de aventurados comentarios sin tener constancia de lo que afirmaba.

Pese a este proclamado desconocimiento, y en otra parte del sumario, se incluyen varios documentos que confirman como Villarejo recomienda actuaciones específicas del BBVA para controlar a los medios de comunicación. En uno de ellos, que reproducimos gráficamente, se da cuenta incluso de la eficacia de este control sobre los medios "hostiles", y proclives y sus resultados concretos. No se libra prácticamente ninguno del espacio informativo del país y según medios internos del BBVA es "prácticamente imposible" que estas actuaciones sobre los medios no llegaran a conocimiento de algún departamento de Información o Publicidad del banco.

A preguntas de uno de los fiscales, Ayuso responde también a una cuestión de capital importancia: el hecho de si Ayuso, después de su salida del banco en 2009, mantuviera contactos con la entidad. El ex jefe de Prensa del BBVA y estrecho colaborador de FG durante la fusión de BBV con Argentaria, los niega pero señala que si los hubo en 2015 y 2017 a petición de Eduardo Arbizu (Director general de Global Head of Legal & Compliance del BBVA y hombre muy próximo a FG), Julio Corrochano (director de Seguridad del BBVA) y "miembros" cuyo nombre no recuerda del Servicio Jurídico del banco.

Señala que en estos contactos solo se habló de las acusaciones y actuaciones del banco contra Luis Pineda, el ex presidente procesado por extorsión de Ausbanc, al que el BBVA abonó sumas importantes de dinero en concepto de publicidad en la época de Ayuso, siendo luego éstas interrumpidas.

En sus preguntas, el fiscal revela que Julio Corrochano, ex director de Seguridad del BBVA e imputado en el caso FG-Villarejo, le acusó de recibir una copia de los informes que la empresa Cenyt enviaba al banco. El ex director de Comunicación Ayuso lo niega.

Artículos relacionados