ANÁLISIS

Torres (BBVA) entra en ira por los comunicados de FG

El pre­si­dente del BBVA busca re­em­plazo en el equipo de co­mu­ni­ca­ción que he­redó de su pre­de­cesor

FG y Carlos Torres
FG y Carlos Torres

Carlos Torres, pre­si­dente del BBVA, no puede con­tener su en­fado con los dos co­mu­ni­cados que ha pu­bli­cado su an­te­cesor Francisco González y que han irri­tado a la Fiscalía Anticorrupción y al ma­gis­trado ins­tructor de la Audiencia Nacional, Manuel García Castellón. Torres con­si­dera que FG se ha equi­vo­cado de pe a pa y se hace un flaco fa­vor, pero sobre todo porque ha irri­tado a todo el mundo. Al tiempo, Torres busca sus­ti­tutos a su equipo de co­mu­ni­ca­ción, que he­redó de su an­te­ce­sor.

El presidente actual del BBVA prepara una gran remodelación de su equipo de dirección, incluyendo la sustitución de muchos de los miembros del Consejo de Administración de la etapa de Francisco González. Su idea es desmarcarse de su mentor, al que debe el cargo, y sobre todo de su estrategia judicial defensiva (que ahora se ha vuelto agresiva, con los dos comunicados publicados en menos de 24 horas) ante los cargos que se le vienen encima, una vez hecho público el sumario de la pieza separada del caso FG-Villajero.

En el BBVA presienten que esta estrategia no les conviene porque FG se ha autoinculpa con ellos, dados los epítetos que utiliza para describir el sumario. Su "insulto" a la inteligencia y rigor de los dos fiscales del caso y del juez García Castellón puede ser interpretado como desacato, ya que la acusación de torpeza (falta de rigor) es cuánto menos gratuita y fuera de lugar.

"No puedes morder la mano del que te va a juzgar", señala un miembro de uno de los equipos jurídicos que asesora a FG. "Esto es cosa de su gabinete de asesoramiento en comunicación, no muy ducho y, además, conocido en medios periodísticos por sus torpezas habituales y falta de empatía con sus ex colegas de profesión", añaden. "Le está asesorando su peor enemigo".

En el BBVA el asunto se ve de parecida forma. "Romper palos de golf o humillar a subordinados delante de terceras personas es habitual en FG, pero esto (los comunicados) roza lo delictivo en materia de defensa legal". "Es desacato puro y duro", consideran. "No beneficia para nada al banco que es en ultima instancia quien va a pagar las consecuencias reputaciones y pecunarias si hay condena", aseguran.

En altas instancias del banco también existe un profundo descontento con la labor del equipo de comunicación. "No hace nada y trata mal a la prensa. No se ponen al teléfono y no saben distanciarse de FG. Las órdenes es alejarse de la estrategia de FG pero no saben hacerlo. Al fin y al cabo fue FG quien los nombró...", concluyen.

Artículos relacionados