Iberdrola: plusvalías brutas de 485 millones con la venta de su 8% en Siemens Gamesa

Los ac­cio­nistas mi­no­ri­ta­rios exigen una oferta si­milar a la re­ci­bida por la eléc­trica

Siemens Gamesa
Siemens Gamesa

Iberdrola es­tima que la venta de su par­ti­ci­pa­ción del 8% en Siemens Gamesa le re­por­tará una ga­nancia de ca­pital bruta por un im­porte apro­xi­mado de unos 485 mi­llones de eu­ros, in­formó a la CNMV. La eléc­trica ha acor­dado la venta de su 8% en la fa­bri­cante de ge­ne­ra­dores a un precio de 20 euros por ac­ción, mas de 4 por en­cima del mer­cado, lo que ha pro­vo­cado que los mi­no­ri­ta­rios exigen el mismo pre­cio.

La Asociación Española de Accionistas Minoritarios de Empresas Cotizadas (AEMEC) ha exigido a Siemens AG "una oferta similar" a la acordada con Iberdrola para poder vender su participación en Siemens Gamesa.

AEMEC se ha personado este miércoles en la Junta General de accionistas de Siemens AG, celebrada en Múnich, para exigir por parte del grupo alemán "un trato accionarial con una oferta similar".La energética indicó que la ganancia de capital neta (después de impuestos) a incorporar en los estados financieros consolidados del grupo para el ejercicio 2020 "se determinará e informará más adelante".

Acuerdo de venta

El grupo presidido por Ignacio Sánchez Galán alcanzó este martes un acuerdo con Siemens, que ha sido cerrado y liquidado hoy, para la venta de la totalidad de su participación del 8,07% en Siemens Gamesa por un importe de 1.099,545 millones de euros.

En concreto, el acuerdo representa un precio equivalente de 20 euros por acción de Siemens Gamesa, lo que supone una prima del 27% con respecto a los 15,78 euros a que cerraron el martes los títulos del fabricante de aerogeneradores.

De esta manera, Iberdrola y Siemens ponen fin a los desencuentros surgidos desde meses después de que se cerrara, en abril de 2017, la fusión entre Gamesa y la división eólica de Siemens por la gestión de la alemana al frente del fabricante de aerogeneradores.

El último de los choques entre ambos grupos accionistas en Gamesa tuvo lugar por la reestructuración societaria emprendida por Siemens de cara a la futura salida a Bolsa de Siemens Energy, la nueva compañía que agrupará todas las operaciones energéticas de la multinacional alemana, entre ellos su participación en el fabricante de aerogeneradores español.

De hecho, este último paso dado por Siemens en la gestión de la compañía ha sido el desencadenante de la salida de Iberdrola, socio histórico de Gamesa, ya que se habría diluido considerablemente su participación en la nueva compañía, y la energética no tiene interés alguno en contar con participaciones financieras, y habría también convertido al grupo presidido por Ignacio Sánchez Galán en socio de una empresa cuyo 'core business' poco tiene que ver con el sector de las renovables, dado que incluirá participaciones en los sectores del petróleo, el gas y las fuentes de generación tradicionales, indicaron a Europa Press en fuentes conocedoras de la decisión.

Este último episodio acabó en los tribunales. No obstante, el juicio previsto para el pasado 21 de enero, en el Juzgado de lo Mercantil número 1 de Bilbao por esta demanda presentada por Iberdrola contra la decisión del consejo de Siemens Gamesa de no establecer medidas que podrían evitar la situación de conflicto de interés de los consejeros dominicales de Siemens, fue aplazado, a solicitud de ambas partes, por un periodo de 60 días, en busca de la negociación de una solución.

FINALIZACIÓN DE LOS PROCESOS JUDICIALES

El pacto de compraventa entre ambos grupos implica la firma de un acuerdo, por un periodo inicial de seis meses, para reforzar y expandir sus actuales relaciones comerciales en algunas áreas de los negocios renovables y de redes.

Asimismo, supone la resolución del pacto parasocial firmado entre Iberdrola y Siemens el 17 de junio de 2016, la finalización de todos los procesos judiciales en curso y la renuncia a la compra de participaciones de los respectivos grupos durante dos años.

El pacto suscrito en 2017 en la fusión entre la multinacional alemana e Iberdrola establecía que, en caso de incumplimiento por parte de Siemens de alguna de las obligaciones y compromisos del acuerdo, la energética española tendría derecho a vender su participación a la germana.

En ese caso, Iberdrola podría ejercer su derecho a vender sus acciones a 22 euros o al precio de cotización al cierre de mercado de las acciones de Gamesa en el día que se produjo el incumplimiento más una prima del 30%. Finalmente, el precio fijado para la salida de la energética del accionariado de Gamesa no ha sido de esos 22 euros, aunque representa una importante prima respecto a la cotización actual del fabricante de aerogeneradores.

Artículos relacionados