En un nuevo co­mu­ni­cado el ex pre­si­dente echa ba­lones fuera y niega que él fuera quien con­trató de Villarejo

El sumario acorrala a González y cerca a Torres en el escándalo de espionaje del BBVA

Incluso como ex pre­si­dente co­noció al mi­nuto el desa­rrollo de la in­ves­ti­ga­ción in­terna

Francisco Gonzalez, ex presidente de honor del BBVA
Francisco Gonzalez, ex presidente de honor del BBVA

La Vela del BBVA, la ac­tual sede del banco, arde como en su mo­mento ocu­rrió con el edi­ficio Windsor, cer­cano a su an­te­rior cuartel ge­neral en plena zona de Azca (Madrid). El ya ex pre­si­dente, y sin cargos de ho­nor, Francisco González (FG) co­nocía de pri­mera mano el dis­cu­rrir de la in­ves­ti­ga­ción in­terna o in­forme fo­rensic cuando aún todo el caso Villarejo es­taba bajo se­creto de su­ma­rio. Pese a lo dicho por el ac­tual pre­si­dente en los re­sul­tados anua­les, Carlos Torres y buena parte del con­sejo se ven cer­ca­dos. FG niega la ma­yor.

El levantamiento del secreto de sumario por el caso FG-Villarejo implica cada vez más en la contratación del comisario jubilado y en prisión al que fue presidente del BBVA hasta finales de 2018, Francisco González, y a su sucesor, Carlos Torres, que durante más de un año ha guardado silencio sepulcral respecto a la investigación interna para esclarecer las contrataciones al que aún era miembro en activo de la Policía Nacional.

FG tuvo conocimiento de cómo discurría toda esa investigación interna o informe forensic, a pesar del secreto de sumario. Y así se lo hizo saber a algunos de sus más directos colaboradores y también investigados (antes imputados) en todo este caso de espionaje, como es el ex directivo despedido del banco, Antonio Béjar.

Según informa la Cadena SER, Francisco González conocía la investigación que hacía el BBVA ya bajo la presidencia de Carlos Torres, ya que según declaró Béjar el ex presidente del BBVA le llamó durante los interrogatorios del juez Manuel García Castellón para tranquilizarle, ya que en el informe interno no aparecía nada contra él.

Esta declaración en sede judicial del ex directivo del BBVA compromete de manera directa al actual presidente, Carlos Torres, y a buena parte de la cúpula directiva del banco, ya que FG dejó de ser presidente de honor en marzo del año pasado, justo en vísperas de la celebración de la junta de accionistas que se celebró, como es tradicional, en Bilbao. Algún 'topo', o de la cúpula, debió filtrar las investigaciones a González.

Renovación del consejo

La próxima cita con los accionistas del banco se presume más compleja todavía para Carlos Torres, ya que tendrá que anunciar la renovación de un consejo de administración heredado de la época de FG y en la que más recientemente se han incorporado algunos consejeros, como el ex gobernador Jaime Caruana, que tuvo un papel esencial para evitar el asalto de Sacyr a la presidencia del BBVA.

Precisamente, ese intento del entonces presidente de la constructora, Luis de Rivero, es el que llevó al ahora expresidente del BBVA a realizar los encargos al comisario Villarejo para el espionaje del grupo que pretendía derribarle de la presidencia del banco. Entre los investigados estaba Miguel Sebastián, que había dirigido el servicio de Estudios del banco antes de adentrarse en la política de manos de José Luis Rodríguez Zapatero.

Muchas dudas

Hasta que se conozca en profundidad todo el sumario del caso FG-Villarejo, algunas de las filtraciones conocidas apuntan de manera directa a un FG que ha ido perdiendo el respaldo de su sucesor, Carlos Torres, con distintos cargos en el grupo durante algunos años en los que se mantuvieron los encargos al comisario ya jubilado.

Torres se ha mantenido hermético durante más de un año porque el caso estaba bajo secreto de sumario. Tras el levantamiento del mismo, el actual presidente del BBVA se queda sin barreras para esquivar cualquier pregunta o requerimiento de aclaración sobre lo ocurrido y lo que se haya conocido con un informe de investigación interno casi en abierto para el que presidió el banco durante casi dos décadas.

El propio Francisco González ha emitido un comunicado en el que asegura que no participó en la contratación directa de Villarejo, pese a que la Fiscalía Anticorrupción considera acreditado que Julio Corrochano, antiguo jefe de seguridad del BBVA, recibió directamente la orden del propio Francisco González.

El expresidente asegura que nunca conoció las actividades que realizaba Cenyt, la sociedad de José Manuel Villarejo, para el BBVA, a diferencia de los criterios de la Fiscalía Anticorrupción.

Artículos relacionados