BOLSA

Tubaces y Tubos, acero fundido

Después del arreón lo­grado tras el acuerdo de re­fi­nan­cia­ción de 351 mi­llones ce­rrado el pa­sado ve­rano, la co­ti­za­ción de Tubos Reunidos ha vuelto a un es­tado de­pre­sivo que pone de nuevo en pe­ligro im­por­tantes ni­veles de so­porte en la bolsa. Tampoco le van muy bien las cosas a Tubacex, en su peor mo­mento desde 2016.

Una delicada situación que está alimentando las especulaciones sobre una fusión a gran escala en el sector en la que se integrarían ambos grupos industriales entre otros. De este modo, se ha reactivado la idea lanzada hace un año por el presidente de Sidenor para crear un gigante acerero en el País Vasco con la unión de la propia Sidenor, Tubos Reunidos, Tubacex y Olarra.

El objetivo sería recuperar el protagonismo perdido en Europa y afrontar los nuevos retos a los que se enfrenta el sector. La nueva sociedad contaría con más de 6.000 trabajadores, generaría grandes sinergias, alcanzaría una facturación superior a los 2.000 millones de euros anuales y tendría una capacidad de generación de caja de más de 200 millones.

Aunque la concentración generaría ciertos solapamientos que habría que estudiar, lo cierto es que la fusión de esas cuatro compañías generaría al nuevo grupo el equilibrio geográfico y reduciría de forma significativa la exposición a riesgos en algunos mercados. También permitiría diversificar clientes y riesgos entre las distintas actividades de automoción, petróleo y gas, y petroquímico, donde operan en la actualidad.

Los expertos ven poco recorrido a estas especulaciones por su complejidad al tener que realizarse a cuatro bandas, con muchos accionistas de por medio a los que convencer, pero la difícil situación actual ya he llevado a alguno de sus presidentes a dejarse querer y a mostrar al menos su disposición a estudiar posibles propuestas.

Artículos relacionados