BOLSA

Tubos Reunidos, en el peor momento

La apa­ri­ción del primer Cisne Negro del 2020 en forma de un pe­li­groso virus no es plato de buen gusto para el con­junto del mer­cado, salvo para al­gunas far­ma­céu­ticas o em­presas de su­mi­nistro mé­dico. Pero hay al­gunos va­lores a los que les ha lle­gado en el peor mo­mento po­si­ble.

Tubos Reunidos es un buen ejemplo. Cuando parecía intentar tomar aire en el arranque del ejercicio, en medio de grandes especulaciones sobre una posible fusión en el sector a cuatro bandas para conformar un gran grupo vasco, el fabricante de tubos de acero se ha vuelto a venir abajo de inmediato, reforzando su perfil bajista.

El temor a una brusca caída de la demanda de crudo derivada de la pandemia provocada por el coronavirus ha lastrado el precio del barril hacia sus mínimos de 2019. Un descenso que amenaza con paralizar todas las inversiones en el sector a corto plazo, lo cual supone un nuevo torpedo a la línea de flotación de la cotizada española.

Los inversores temen que esta situación pueda complicar la recuperación mostrada en los últimos trimestres del pasado ejercicio gracias tanto a la mejora en su actividad de negocio como al acuerdo de refinanciación logrado a finales del pasado mes de diciembre. Con todo, aún parece lejos la vuelta a la senda del beneficio y más con la nueva la erosión de los mercados financieros y en especial del mercado petrolífero.

Esta peligrosa situación ha llevado al valor a romper a la baja la tendencia lateral mostrada en los últimos meses. En lo que va de año, la cotización de Tubos Reunidos retrocede algo más de un 4% que le ha llevado a perder el suelo formado sobre los 0,19 euros. Esta ruptura abre un nuevo "gap" bajista hasta las inmediaciones de los 0,16 euros último nivel de soporte antes de los mínimos absolutos registrados a principios de 2019.

Un perfil técnico muy delicado sin señales de un posible rebote a corto plazo y que además depende de factores externos incontrolables en su futuro inmediato.

Artículos relacionados