La in­mo­bi­liaria ba­jará hasta el 38% su ratio de en­deu­da­miento en 2020

La reducción de gastos financieros permitirá a Colonial alcanzar su rentabilidad

Espera que la va­lo­ra­ción de la car­tera re­fleje un cre­ci­miento en NAV cer­cano al 12%

Colonial
Colonial

Inmobiliaria Colonial afronta un desafío para los pró­ximos 9 meses mar­cado por su plan es­tra­té­gico. El con­senso del mer­cado es­pera que al­cance una fac­tu­ra­ción por rentas de 350 mi­llones de euros para el primer tri­mestre del año, a los que hay que sumar la venta par­cial de la car­tera lo­gís­tica en agosto pa­sado y otros ac­tivos no es­tra­té­gicos en Madrid. A la vez, y mo­ti­vada por el des­censo de los gas­tos, per­mi­tirá a la in­mo­bi­liaria ren­ta­bi­lizar su ac­ti­vidad y re­ducir hasta el 38% su ratio de en­deu­da­miento.

La compañía seguirá mostrando que existe solidez del mercado inmobiliario, donde la elevada demanda de oficinas se reflejará en la plena ocupación en Barcelona y París y cierta mejora en Madrid que, unido al aumento de precios, mostrará crecimientos de rentas en los tres mercados en términos comparables, sobresaliendo previsiblemente la capital catalana tras el dato de release spread publicado en el tercer trimestre del pasado ejercicio.

Pese a unos retornos en mínimos en todos los mercados, los expertos de Renta 4 destacan que se debería continuar viendo “cierta contracción en las mismas”, aunque ralentizando la compresión, reflejando la madurez del ciclo y “la fuerte recuperación del mercado inmobiliario en las grandes capitales”.

Según José Luis Cárpatos, director de inversiones de Gloversia Eafi, el sesgo dovish de los bancos centrales, y la consiguiente ampliación de spreads entre inmobiliario y soberanos, puede alargar “algo el ciclo” además de otorgar “cierto potencial extra a las valoraciones”, en las que se mueve la empresa.

De este modo, espera que la valoración independiente de la cartera refleje un crecimiento en NAV cercano al 12%, hasta los 11,3 euros por acción apoyada por los activos parisinos de SFL que reportaron un crecimiento en 2019 de 530 millones de euros. A nivel EBITDA cabría esperar estabilidad, con un margen cayendo en términos interanuales frente a un cuarto trimestre del año anterior extraordinario, pero manteniendo la línea del conjunto del 2019.

Lo destacable es que en la parte baja de la cuenta, unos menores gastos financieros, derivados de la caída en los costes de financiación, y los menores minoritarios apoyarán el resultado neto para este 2020, con el beneficio neto recurrente mostrando un crecimiento de doble dígito alto y unas ganancias por título moviéndose al alza un 19%, pronostica la entidad de banca privada.

Reducción de deuda

Colonial también verá una importante reducción en el ratio de endeudamiento hasta el 38% en la parte media del rango objetivo (36%-40%), según afirman desde Renta 4. Así, para alcanzar estos objetivos Cárpatos recomienda monitorear “la evolución de los ingresos por rentas y su guía sobre el objetivo de alcanzar los 511 millones de euros en el medio plazo”.

El comportamiento de la tasa de ocupación en Madrid, único gran mercado en el que no presenta plena ocupación, especialmente en los activos procedentes de la adquisición de Axiare, resulta igualmente relevante para esas metas de rentabilidad y endeudamiento.

Pero no son los únicos factores: las perspectivas de inversión y desinversión tras la venta de los activos logísticos y de otros activos no estratégicos; junto con las estimaciones de mercado y su impacto sobre yields y la gestión del endeudamiento en un entorno de ciclo avanzado, son puntos vitales que el grupo sigue de cerca para conseguir los objetivos que se ha trazado, entre los que destaca un crecimiento de su beneficio a doble dígito.

Recorrido en bolsa

Colonial, que ha desafiado todas las expectativas de los analistas con una subida del 10% en bolsa este año, ha batido por primera vez a Merlin como mayor socimi del mercado español por capitalización bursátil. Ahora los resultados deberán dictar sentencia sobre quién portará el bastón de mando en el sector, porque en los dos casos las cuentas deberán soportar las exigentes valoraciones que presentan en el parqué ambas empresas.

Los analistas piensan ahora que la compañía está cotizando alrededor de un 7% por encima de sus posibilidades a un año vista. Las firmas que siguen el valor le otorgan un precio objetivo medio de algo más de 11,5 euros, con las mismas recomendaciones de compra que de infraponderar. De este modo, de los resultados de 2019 dependerá a corto plazo que el grupo siga rompiendo estimaciones y alargue su rally alcista en el parqué.

Artículos relacionados