Los re­sul­tados sor­prenden po­si­ti­va­mente y frenan en seco las rea­li­za­ciones de be­ne­fi­cios

El Ibex se recrea con Iberdrola y su valor desafía a los escépticos

Los ana­listas man­tienen sus pre­cios ob­je­tivos pero creen que su re­co­rrido puede ser li­mi­tado

Ibex 35
Ibex 35

Apenas un par de se­siones de des­canso y otra vez rumbo a má­ximos his­tó­ri­cos. Muchos de los fondos que ha­bían des­hecho po­si­ciones en Iberdrola en el arranque de esta se­mana pro­pi­ciando sendos des­censos (en cual­quier caso in­fe­riores a la media del mer­cado) antes de los re­sul­ta­dos, han te­nido que pasar de in­me­diato a la ac­ción y re­com­prar. El ré­cord his­tó­rico de be­ne­fi­cios de 3.406 mi­llones de euros de 20019 es aire fresco en las velas del grup

La acción reaccionó con una fuerte subida cuyo primer impacto es que sitúa a Iberdrola como el mejor valor del Ibex 35 en lo que va de 2020, por delante ya de Cellnex, con una subida acumulada del 24%. La acción de la 'utilitie' avanzo este miércoles un 5% hasta los 11,2 euros, a milímetros de los máximos históricos de 11,3 euros marcados este mes. Por lo tanto, la compañía que preside Ignacio Sánchez Galán reduc

e a la mínima expresión el impacto del coronavirus que está dejando en los huesos las valoraciones de otras compañías españolas de máxima capitalización, con los bancos al frente.

Las cuentas de 2019 confirman a Iberdrola como la gran estrella bursátil de este año y echan más leña al fuego al debate abierto entre los analistas sobre la valoración de la compañía. Tras los resultados, el grueso de los 'broker' ha mantenido sin cambios los precios objetivos. Pero la constante es que ninguna de las firmas que han revisado el valor en los 10 últimos días da a Iberdrola un precio objetivo superior a los 11 euros a los que ahora cotiza.

"El consenso dice que Iberdrola estaría cotizando en torno a un 8% por encima de su precio objetivo. Pero no hay que olvidar que la 'utilitie' se ha especializado en llevarse por delante todas las previsiones. La media de los analistas dice que la compañía vale ahora algo más de 10 euros, pero es que hace apenas un mes decían que no valía más de 9,2 euros. Estamos ante un nuevo desafío", señalan en una de las mayores firmas de valores nacionales.

Algunas casas anglosajonas como HSBC se han rendido a la evidencia y ha subido este mes el precio objetivo desde los 9,50 hasta los 10,80 euros, pero como la mayoría de las casas de análisis niega a Iberdrola más subidas desde los niveles de hoy. Con más de 72.000 millones de euros de valor en el parqué (frente a algo menos de 45.000 cuando terminó el ejercicio 2018), muchos inversores ya no resisten la tentación de recoger parte de los beneficios acumulados.

Pero el dinero sigue entrando con una gran alegría y compensa las ventas en estos niveles máximos históricos. "Los inversores identifican a Iberdrola como un valor muy seguro, con una capacidad para cumplir objetivos más que probada. Los resultados del año pasado no hacen sino ratificar que la retribución al accionista es más que sostenible y que los resultados tienden hacia la parte más elevada de la banda fijada para 2020", señalan fuentes bursátiles.

Las mismas fuentes creen que, como todo el sector de las 'utilities' (que este año es con diferencia el mejor de la bolsa española con una subida de alrededor del 5%), Iberdrola puede seguir subiendo si la incertidumbre persiste en los mercados mundiales. La compañía tiene un perfil ofensivo, porque es un ávido inversor, y al mismo tiempo defensivo por la estabilidad de sus negocios y su generosa política de retribución al accionista.

"Tendrá que llegar una corrección, porque el rally es largo y potente. Pero no hay porque esperar un ajuste duro, y mucho menos a corto plazo", señalan en una gestora extranjera donde recuerdan que el proceso de descarbonización y la apuesta por las energías renovables despejan el futuro del conjunto del sector. Mientras, Iberdrola sigue rompiendo resistencias en bolsa a velocidad de crucero.

Artículos relacionados