BOLSA

Amper, valor por detectar

En estos tiempos di­fí­ciles cada vez son más los di­rec­tivos que se quejan de lo que con­si­deran un in­jus­ti­fi­cado cas­tigo de sus em­presas en bolsa. Casi siempre ol­vidan que la bolsa siempre tiene ra­zones que la ca­beza no en­tiende. Una ver­sión del re­frán que bien se po­dría aplicar a Amper.

El grupo ha acometido un radical cambio en su modelo de negocio en poco más de un año tras la venta de su actividad en Pacífico Sur, su buque insignia hasta ahora, que le ha permitido estabilizar sus cuentas e iniciar un nuevo rumbo en un plan estratégico que vence este año.

Todo el peso recae ahora en un crecimiento inorgánico basado en la compra de pequeñas empresas con negocios recurrentes y un alto potencial, buscando cerrar el círculo de la cadena de valor en servicios industriales de alto valor añadido y fácilmente integrables en su vertical industrial.

Su principal objetivo ahora es confirmarse como un actor relevante en su sector de mantenimiento y servicios con un fuerte foco en las energías renovables, con un altísimo potencial, pero sin perder de vista tampoco otras líneas de negocio donde también puede aportar mucho valor.

Dentro de este último se enmarca la reciente adjudicación de la UTE creada junto a Gestioniza, en la que Amper controla el 70%, del contrato “Acuerdo Marco para la Operación y Mantenimiento de Red de Infraestructuras de Telecomunicaciones de la Sociedad Estatal de Correos y Telégrafos.

Dicho contrato, valorado en 44,8 millones de euros y ampliable hasta 61 millones, tiene un plazo de ejecución de 48 meses y contempla mantenimiento y reparación de equipos, líneas, infraestructura y radiocomunicaciones para Correos, abarcando, entre otros, servicios de ingeniería y asistencia técnica en campo.

Todas estas acciones, sin embargo, no están repercutiendo en la cotización de Amper, anclada en una prolongada tendencia lateral entre los 0,25 y los 0,30 euros durante los últimos 14 meses. De hecho, en lo que va de año, pierde un 10%, poniendo a prueba la parte baja de este canal. Y es que los inversores siguen al margen a la espera de comprobar que todas estas medidas dan los frutos previstos y pendientes también del nuevo plan estratégico para afrontar los próximos ejercicios.

Artículos relacionados