BOLSA

Airtificial, cerrando heridas

La de­ci­sión de Anangu de re­forzar su po­si­ción ac­cio­na­rial en Artificial me­diante la ca­pi­ta­li­za­ción del cré­dito que man­tenía desde 2015 con Carbures per­mite al grupo in­dus­trial y tec­no­ló­gico, res­ca­tado poco más de un año por Inypsa, ir ce­rrando an­ti­guas vías de agua.

En concreto, el vehículo de inversión de la familia Santacana ha optado por la capitalización de los 4,3 millones de euros que restaban de la cancelación de dicho crédito.

Para ello Airtificial, la sociedad surgida de la fusión de ambas compañías a finales de 2018, emitirá 47,8 millones de acciones con un valor nominal cada una de 0,09 euros, un 13% por encima del valor al cierre del pasado viernes.

Anangu refuerza de este modo su posición actual del 2,5% del capital tras su entrada en el accionariado de Carbures en 2015, dando una nueva muestra de confianza en el plan de crecimiento y desarrollo de la nueva empresa especializada en inteligencia artificial, mediante la robótica colaborativa que opera en los sectores de obra civil, aeronáutica y automoción.

Esta operación, junto con la próxima ampliación de capital prevista por al menos 15 millones de euros, ayudará a estabilizar la situación financiera al garantizar una capitalización total de por lo menos 19,3 millones de euros. Cantidad asegurada por los principales accionistas de la compañía y aprobada por el consejo de administración el pasado mes de enero.

Una inyección de dopamina que viene a avalar el mayor dinamismo de Airtificial que recientemente ha cerrado un nuevo contrato de su unidad de negocio de Intelligent Robots para dar servicio en México a uno de los principales actores del sector automoción a nivel mundial. Un contrato valorado en más de 4 millones de euros para la fabricación de líneas de montaje automatizadas con robots inteligentes.

Pese a todo, las acciones del grupo continúan en una preocupante tendencia bajista puesta en marcha a principios de 2019 después del pequeño amago alcista provocado por el anuncio de la fusión. Artificial ha perdido la mitad de su precio desde entonces y su cotización se mueve en zona de los mínimos históricos, en 0,078 euros por acción, registrados a finales del año pasado con serio peligro de romperlo a la baja si todas estas medidas para impulsar su actividad no acaban calando en el mercado.

Artículos relacionados